Aproximaciones a la literatura de Juan Manuel Chávez

La obra antes de Ahí va el señor G


Sobre su cuento «Sin cobijo en Palomares», que obtuvo el Premio Copé de Plata (Perú), el crítico del diario El Comercio Ricardo González Vigil ha escrito que es un “triunfo artístico sobresaliente [...]. Con hondura psicológica y destreza onírico-mágico-arquetípica, aborda el amor incestuoso entre dos hermanos”. El escritor Alexis Iparraguirre apunta que es “fascinante también que las sensaciones y atmósferas puedan sintetizarse en un intercambio desengañado y sabio de un par de palabras entre los protagonistas”. Y sobre su conjunto de cuentos Sonríen los desamparados (2006), el crítico Javier Ágreda sostiene que “al logrado trabajo con las tramas se suma una prosa bastante elaborada”.

Sobre La derrota de Pallardelle (2004), que obtuvo la primera mención del Concurso Nacional de Novela Federico Villareal (Perú) el escritor Alejandro Alonso desde Ciudad de México, advierte que “pocas novelas logran tal equilibrio entre lo real y lo fantástico. Juan Manuel Chávez nos muestra una posibilidad para un género que la mayoría desdeña por ignorancia más que por conocimiento. Lo que me parece importante es hacer énfasis en la fuerza narrativa y descriptiva de este autor, de su decidido trazo del Perú histórico, de su disección de una modernidad compleja y cargada de absurdos sociales y culturales. Es un autor del que uno queda prendado y agradecido por el vuelo de pluma de sus escritos”. El poeta italiano Biagio D´Angelo, afirma: “En un tiempo en que se ha perdido el sentido de la historia y, particularmente, de la tradición, rechazada por ser peso, yugo, carga de un pasado incontrolado e ininteligible, la novela de Juan Manuel Chávez, sincera, profunda y poética, nos deja la tarea de repensar nuestra historia personal, con momentos casi metafísicos, nuestra historia ya marcada, fatal, como diría Rubén Darío, la intricada aventura del de dónde venimos y adónde vamos”.

La estudiosa Concepción Reverte Bernal de España resalta su ejemplar “inclinación por el pasado virreinal” y el escritor Fernando Iwasaki habla de “una estupenda novela, donde los episodios de la historia del Perú y de la historia individual del protagonista se imbrican, se encabalgan y se disuelven para explicar un fracaso, una pérdida y un problema de identidad nacional en clave personal”; el semiota y traductor italiano Stefano Arduini alaba la “densidad y complejidad de su obra”.
 

Finalmente, el legendario novelista Miguel Gutiérrez concluye que “la prosa de Juan Manuel Chávez en Sonríen los desamparados y en su primera novela La derrota de Pallardelle sorprende por su riqueza sintáctica, compleja, densa y hermética por momentos y rica en imágenes y alusiones que remiten a un mundo en el que se combinan lo poético con lo alucinatorio”.
 

En torno a sus ensayos sobre la capital del Perú, el crítico literario Marcel Velázquez resalta que los textos “trazan audaces recorridos sobre la ciudad de Lima. Entre la razón y el corazón, destellos que iluminan la urbe que nos habita”; mientras que Sandro Gerbi del diario italiano Il sole privilegia el “perfil que se dibuja de Lima en esbeltos capítulos [...] que se apropian del ‘alma’ de la ciudad. Y de esta alma brota una mezcla secular de leyendas y realidades, de promesas y decepciones, de colores y perfumes”.

 

El diario El Comercio de Perú seleccionó su trabajo entre los más valiosos del año 2004, considerándolo “revelación narrativa” y el diario La República destacó su labor como cuentista entre los más significativos de los años 2006 y 2007 en el Perú.

 

Ahí va el señor G


Ahí va el señor G es una de las novelas “notables” del año 2009 según el diario El Comercio, refiriéndose a la primera edición en Perú. El escritor José Güich Rodríguez en el diario Correo apunta sobre el protagonista: “G es, en el fondo, un solitario hedonista, fruto de una época marcada por el pragmatismo y la instrumentación del sujeto. Y también es un individuo temeroso, vulnerable, acosado por fantasmas que se filtran en una vida gris sin relaciones duraderas; aislado en su fortaleza de lujo, casi una fortaleza inexpugnable”. La poeta Alessandra Tenorio en la revista Vicionario sostiene que “Es gracias a la historia del señor G que Chávez logra —como en las grandes novelas— crear un personaje del cual podemos enamorarnos (u odiar) y debido a este juego de contraste —fragilidad/dureza, sensibilidad/frialdad— podemos sentirlo humano”. Ella precisa que existe un “encantador aliento poético” en la novela.

 

Desde Alemania, la estudiosa Ofelia Huamanchumo señala que “Juan Manuel Chávez, al darle un aire de heterogeneidad a la construcción discursiva de su novela, se ha insertado en una línea narrativa cada vez más difundida en novelas en español y que la crítica literaria ha dado en llamar de ‘novelas híbridas’, donde el cuerpo del género novela se construye a base de diferentes tipos de pequeños discursos que solo se dejan hilvanar por una cuerda que el autor no explicita, sino que el lector debe hallar y atar con esfuerzo a su manera”. Este es un aspecto en el cual ahonda el español Tomás Albaladejo en la revista Ínsula, número monográfico dedicado a novelas híbridas: “Discursos que no son novela y se hacen novela y hacen, construyen, la novela”. Sobre Ahí va el señor G, plantea que los “elementos convergen en el discurso de esta novela y, en definitiva, en el discurso del género novela como discurso que abraza, asimila y hace propios los diferentes discursos que la forman”. Destaca que es un rasgo de la novela “que los componentes no pierdan su identidad discursiva, antes bien, el que la mantengan contribuye a la configuración de la novela”.

 

Finalmente, el diario La Primera se destaca que “El libro es un culto a la memoria, a esas memorias del pasado que logran configurar nuestro presente y a veces atarnos y no dejarnos avanzar”. El crítico Javier Ágreda del diario La República hace notar que “casi no hay trama ni personajes en el tiempo ‘presente’, pues el interés del relato radica en la manera en que se van presentando, fragmentariamente y con mucho humor, diversos episodios del protagonista con sus parientes más cercanos”. Él habla de una virtud central: “el atrapante ritmo de su prosa”.

1/13
  • Facebook - Black Circle
  • SoundCloud - Black Circle

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle