Carlos Villarrubia

Carlos Villarrubia (L'Hospitalet de Llobregat, 22 de julio de 1955). Escritor, compositor, periodista, autor multimedia, viajero, cosmopolita y alma nómada. Gran parte de su vida transcurre en l’Hospitalet.

Investigador de formatos creativos, explora todos los lenguajes emocionales. Ha participado como autor en más de 50 libros como Placeres compartidos, Afectos en acción, Zona sensible, Bye bye lágrimas (en colaboración con Silvia Marsó y Ginés Liébana), Cuaderno de Habaneras, La isla del ensueño, Iris Lázaro, La mirada radial, Arquitectura y vida de fronteras, Lo más pop, Penumbrales de la Romeraca, El libro de los ángeles (donde colabora con Miguel Bosé, Luis Racionero, Nacho Cano, Paco Nieva). Autor de los monólogos Barcelóca y Será leyenda, luego interpretados por Silvia Marsó y Paola Dominguin. Creador del grupo cultural La Empresa Invisible. Miembro del consejo de redacción de Álbum letras artes, donde ha publicado más de 60 ensayos sobre pensamiento emocional y viajes. Sus temas ilustran films como Tatawo, Balseros o Eneadrama. Actor también en el film Eneadrama.

Autor de más de 500 canciones interpretadas por más de 100 artistas como Martirio, Mayelín, Lucrecia, Banda Caliente, Cómplices, Miguel Ríos, Chago Melián, Carme Canela, Cómplices, Hilario Camacho, Ángela Muro, Los Manolos, Pedro Javier González, Los que no escarmientan o José Antonio Ramos. Autor de los musicales Ángeles y demonios, María de Candelaria, Viva Vivaldi. Guionista-reportero en programas de TV como El arte de vivir, Por querencia, Por la ruta de los vientos, Signos del olivo, Mano a mano, o Vostè pregunta. Director de audiovisuales. Conferenciante. Director de encuentros de creación afectiva en Ecocentro-Madrid. Colaborador en tertulias radiofónicas y televisivas. Presentador de eventos culturales. Explorador de lenguajes emocionales, director de talleres de expresión anímica. Alma nómada. 

Con acento sentimental 

  SIGO LATIENDO EN EL CAOS

de Carlos Villarrubia

Photo by Cristina Gottardi 

Me muevo con soltura en un mundo sin espejos narcisistas. Casual, con el pelo casi  siempre revuelto,a terrizo en mi cuerpo en mis oficinas ambulantes. El humeante café me saluda y acude la belleza a contarme su vida con trencitas fantasía o subida a unos ojos de luna morena. Se me supone náufrago de todos los naufragios, orilla más allá de las orillas. Se me antoja divertido reconocerme en la vida que me nombra y me da papel en los repartos de la aventura.. Quiere que me quieran esta simpática existencia que tantos frutos marginales me ha ofrecido. En el dulce oficio de perder el tiempo descubrí la fuente de lo perenne. y ya me dejé ir. Y nunca más me preocupé por no encontrarme en los miles de cuadernos que voy coleccionando.Me doy a los días con la voluntad del último día...me entrego al silencio con la móvil quietud de quien se sabe escuchado por el infinito. Sigo latiendo en el caos y todo me renueva en el cambio de ciclo continuo. Y los muertos que hay en mí se quedan en las mochilas de rutina que acierto a abandonar en cada descuido de la programación que  el gurú de turno quiere ofrecerme. Ante tanto mercachifle de las semanas pautadas... ofrezco la bondad de la dispersión...Agua de afecto a raudales para regar los corazones desfallecidos. Cuento los fracasos como fruto de lo esporádico y disfruto los triunfos con el alborozo de cada nuevo día. Paseo las aceras del anochecer con tono de amanecida. Y siempre soy pasacalles cuando se pone pesado el soniquete de la desidia. Y vuelvo a la locura porque en realidad nunca me he marchado de su bendita compañía. Juego a ser feliz y ya no le tengo miedo a los labios atrevidos que pactan con mi madurez largas horas de golosa conversación. Porque al calor de un chupito de hierbas un corazón sonriente pero algo desmayado me cuenta que necesita asomarse a mi ventana para confirmar que aún sabe hablar la voz de las caricias, que el tic tac. tam tam, ay ay ay¡ parrandea por las callejuelas del Universo. En los mapas del corazón aún encuentro robles para romper ataduras y sellar el acuerdo feliz con el infinito.

Carlos Villarrubia

  • Facebook - Black Circle

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle