Carlos Villarrubia

Carlos Villarrubia (L'Hospitalet de Llobregat, 22 de julio de 1955). Escritor, compositor, periodista, autor multimedia, viajero, cosmopolita y alma nómada. Gran parte de su vida transcurre en l’Hospitalet.

Investigador de formatos creativos, explora todos los lenguajes emocionales. Ha participado como autor en más de 50 libros como Placeres compartidos, Afectos en acción, Zona sensible, Bye bye lágrimas (en colaboración con Silvia Marsó y Ginés Liébana), Cuaderno de Habaneras, La isla del ensueño, Iris Lázaro, La mirada radial, Arquitectura y vida de fronteras, Lo más pop, Penumbrales de la Romeraca, El libro de los ángeles (donde colabora con Miguel Bosé, Luis Racionero, Nacho Cano, Paco Nieva). Autor de los monólogos Barcelóca y Será leyenda, luego interpretados por Silvia Marsó y Paola Dominguin. Creador del grupo cultural La Empresa Invisible. Miembro del consejo de redacción de Álbum letras artes, donde ha publicado más de 60 ensayos sobre pensamiento emocional y viajes. Sus temas ilustran films como Tatawo, Balseros o Eneadrama. Actor también en el film Eneadrama.

Autor de más de 500 canciones interpretadas por más de 100 artistas como Martirio, Mayelín, Lucrecia, Banda Caliente, Cómplices, Miguel Ríos, Chago Melián, Carme Canela, Cómplices, Hilario Camacho, Ángela Muro, Los Manolos, Pedro Javier González, Los que no escarmientan o José Antonio Ramos. Autor de los musicales Ángeles y demonios, María de Candelaria, Viva Vivaldi. Guionista-reportero en programas de TV como El arte de vivir, Por querencia, Por la ruta de los vientos, Signos del olivo, Mano a mano, o Vostè pregunta. Director de audiovisuales. Conferenciante. Director de encuentros de creación afectiva en Ecocentro-Madrid. Colaborador en tertulias radiofónicas y televisivas. Presentador de eventos culturales. Explorador de lenguajes emocionales, director de talleres de expresión anímica. Alma nómada. 

Con acento sentimental 

 EN LÍNEA CON EL CIELO

De Carlos Villarrubia

Photo by CHUTTERSNAP

            Cerca de las estrellas, cuando sigo siendo noche, abro todos los balcones y viajó en tu mirada, Luna nueva enamorada. Sé que hay miles de emboscadas, que me amarran al asfalto, pero con soltura rondo... de paseo por las nubes. No es que ande malabares no me torne trapecista, pero a cada paso siento, que el amor siempre es mi guía. Y que todos los caminos, siempre al quite- siempre listos, se diluyen cuando avanzó desde la incansable fuerza de mi ilusión. Quedan más cielos y dulces horas para demorarme en tu corazón. Quedan silencios para llamar a la fiesta, al concierto de sentidos, a las incontestables razones del corazón. 

            Sé que me buscas como un talismán seguro, superviviente en los mares del delirio. Sé que me amas cuando dejo Cobardía, huyo de almohadas y descubro Isla Alborada. Y me permito alcanzar, lo que antes me negada. Y digo sí, cuando tu amor me llama. Vacío la alforjas de enrevesadas nostalgias. Por el bosque de tus caricias , desvelado en pleno  placer compartido, soy otro, o en realidad, soy el que ya llevaba dentro. 

            En línea con el cielo, a punto de caramelo, encuentra hogar el deseo, dulce recorrido por el cuerpo del alma. Me voy de todos los rastrojos del pensamiento- angustia, me renuevo al ritmo que la vida y su voluntad saludable de permanencia en la batalla, me pide. Quiero  y responde. Amo y recibo la gozosa invitación al amor. Militó, en plena dedicación, en el cariño. Y su infalible elixir, me abre todas las puertas que esconden a quienes definitivamente me aceptan y valoran. 

            Colores el paisaje de los sentimientos, redescubro la, aldea intemporal con mi decidida alegría. Cada vez más desarmada mi antigua melancolía, cada vez más reafirmada mi apuesta por el futuro esperanzado. En línea con el cielo, sin velos ni desvelos.

Carlos Villarrubia

  • Facebook - Black Circle

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle