Samuel Acosta 

Samuel Acosta, Dominicano. Orador Motivacional y Escritor. Graduado de TCI College of Technology, especialista en administración de empresas. Orador Motivacional en organizaciones LGBTQ: Voces Latinas, Queens Pride House, ACQC y Latinos D, AIDS Healthcare Foundation, Voluntario OASIS LGBT Center.

Trabajando con alguien que no hace nada

¿En algún momento de tu vida has trabajado con alguien que no trabaja? 

¿Te has sentido enojado y decepcionado? 

¿Has pensado hacer algo al respecto después de ese evento?

Si la repuesta a mis preguntas es “SI”, hoy puedo decirte que aunque pienses y sientas que tu perdiste, y que ese individuo ha ganado, puedo afirmarte que quien gana en esa situación eres tú. Si, como lo has leído… Eres tú quien gana, a través de la lectura de este artículo sabrás porque y aprenderás sobre el pensamiento detrás de caminar siempre la “Milla Extra”, también a través de este artículo, adquirirás conciencia sobre los beneficios que las personas que no trabajan pierden. 

En cualquier ambiente en donde te encuentres, te puedo garantizar que siempre habrá alguien que hará menos trabajo que tú.  Imaginemos que tú te encuentras trabajando en un proyecto con alguien, imagínate que ese compañero está hablando gran parte del tiempo con otras personas en el trabajo o hablando por el teléfono en vez de trabajar, llega tarde a las reuniones, no completa las pequeñas tareas que contribuyen a la finalización del proyecto, entre otras cosas. Mientas tú estás sudando y partiéndote el lomo haciendo lo que tienes que hacer para terminar la asignación. Cuando el proyecto de ese día, semana o mes está terminado, al final esas personas al igual que tú, reciben crédito por completar el trabajo. Ahora, lo interesante es que dentro de ti sabes que esa persona no contribuyo al desarrollo del mismo. Lo cual puede crear una sensación de amargura, traer enojo, desilusión y conflicto contigo mismo por no haber fecho frente a esa persona durante el proceso.  

Tengo la convicción de que casos similares como el que te presente, lo hemos experimentado todos en algún momento en nuestra historia en el trabajo, con la familia o en la escuela. Sabes, en algunos casos esos eventos pueden dar crecimiento a un pensamiento tóxico.  Ese pensamiento puede ser así: “Si ellos están ganando crédito por no aportar nada en el trabajo, yo debería hacer lo mismo”, o “si ellos están ganando la misma cantidad de dinero que yo, trabajando menos, ¿de qué vale dar lo mejor de mí?”. Si alguna vez algo así te ha pasado por tu mente, te puedo decir que es una actitud incorrecta. Esos pensamientos pueden colocarte una venda en los ojos, la cual no te dejara ver la persona que puedes llegar a ser. Nosotros no tenemos poder sobre otros, no podemos cambiar su comportamiento, pero si ellos lo pueden hacer, si así lo deciden. El único poder y control que tienes es de tu propia vida. 

Ya sabiendo eso, damos paso a poder entender algo que es tan real sobre el comportamiento de esos individuos. La forma que un ser humano actúa en el área laboral y escolar, también se manifiesta en todas las áreas de su vida. Las acciones son el prefecto reflejo de quienes somos, mostrando al mundo su verdadero rostro y carácter. En www.monografias.com, usan una definición de Santos (2004) sobre el carácter, que dice: “El carácter es el sello que nos identifica y diferencia de nuestros semejantes, producto del aprendizaje social”. El carácter se basa en 2 cosas: "Palabras y Acciones”. Esos son los dos elementos que le dicen al mundo quien eres, en el momento que hablas y tomas acciones es cuando muestras tu carácter. Ahora, ¿cómo un ser humano puede desarrollar su carácter? Compartiré contigo algunas de las tantas maneras para cultivar el carácter. Una de ellas es cuando tus acciones y tus palabras están en alineación, se encuentran en equilibrio correspondiendo una a  la otra, eso se llama integridad. La segunda manera es siendo honesto con todas las personas con las cuales entras en contacto. La tercera es dar lo mejor de ti en todo lo que haces... 

Una pregunta que puede pasar por nuestra mente ¿Por qué dar lo mejor de mí en el trabajo? Las razones de hacerlo son muy claras, cuando das lo mejor de ti en tu trabajo, los gerentes, compañeros de trabajo, clientes verán tu esfuerzo y ellos hablaran muy bien de ti. Las acciones que tomas para desarrollar una tarea, cultiva una relación que se integra entre tus jefes y tú. En muchos casos ellos te pueden ascender de posición, o dar algún reconocimiento entre otras cosas. Cuando tomas acciones crea una confianza en ti mismo y las cosas que eres capaz de hacer, desarrollas tus habilidades al máximo, lo cual al paso del tiempo incrementa tu valor en el mercado. Estos son algunos de los tantos beneficios que las personas que no dan lo mejor de si y no trabajan, no pueden obtener.  Me encanta una frase de Roger Staubach, que dice "No hay atascos de tráfico a lo largo de la milla extra.” Esas palabras lo cubren todo, no hay tráfico en el camino de la “Milla Extra”, es un camino despejado, libre. Lo que significa que hay un mar de oportunidades que están en abundancia, las cuales están reservadas para aquellos quienes caminan la “Milla Extra”. 

La adquisición de un nuevo habito de caminar la “Milla Extra” y siempre dar lo mejor de ti en todo lo que haces, son tus mejores aliados para ejercitar el músculo de un nuevo pensar, el cual te llevara al éxito total. Cuando aplicas ese concepto en lo laboral, afectaras positivamente otras áreas de tu vida. Siempre habrá personas las cuales no trabajan, pero aunque así sea, te invito a no dejar que eso afecte tus acciones.  Te invito a que te enfoques en dar lo mejor de ti y dejar tu huella en todo lo que hagas, ese pensar será tu guía para vivir  una vida una con excelencia.

Te deseo lo mejor del mundo,

Samuel Acosta Ynoa. 

Samuel Acosta

  • Facebook - Black Circle

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle