Samuel Acosta 

Samuel Acosta, Dominicano. Orador Motivacional y Escritor. Graduado de TCI College of Technology, especialista en administración de empresas. Orador Motivacional en organizaciones LGBTQ: Voces Latinas, Queens Pride House, ACQC y Latinos D, AIDS Healthcare Foundation, Voluntario OASIS LGBT Center.

Foto por Pixabay

 ERES LA FUENTE

¿Qué harías si alguien te roba una idea? 
¿Cómo te sentirías si el dibujo que hiciste en una pared de la calle fuera modificado por otro pintor? 
¿Qué sucedería si trabajaras en la escritura de una propuesta durante una semana y por alguna razón el documento desapareciera de tu computadora? 

Me gustaría que te tomaras un momento para imaginar y analizar esas situaciones. Después de hacerlo, responde la siguiente pregunta. 
¿Abandonarías tu sueño por estos inconvenientes?

Sé que son preguntas muy profundas, que de alguna manera te llevan a viajar a tu interior y poder conectarte nuevamente con la “razón” que te llevó a empezar ese proyecto. La razón es la gasolina que necesita tu auto (meta) para llegar a su destino final. Durante el proceso de materialización de ese objetivo se van a presentar momentos difíciles que pueden impedir que tu auto llegue a su destino final.  

Aún recuerdo cuando estaba escribiendo el capítulo 11: dinero vs. felicidad, de mi libro Encuentra tu destino.  Ese capítulo fue el que más tiempo me llevo desarrollar, el que requirió más energía y entrega por mi parte. Necesité dos semanas y media para terminarlo. 

Un día, de repente, por razones desconocidas perdí todo el capítulo. Honestamente, me sentía desconcertado y muy triste. No sabía qué hacer y me decía a mí mismo “tendré que hacerlo todo de nuevo”, aunque me enojaba la idea de tener que hacerlo. Entonces tuve que reflexionar de nuevo sobre por qué estaba escribiendo ese libro. Cuando me reconecte con mi razón, empecé a escribir el capítulo nuevamente. Me tomó una semana escribir el mismo capítulo, bastante menos tiempo que la primera vez. Lo bello fue que la segunda vez que lo escribí me quedó mejor.

¿Qué enseñanza me proporciono ese suceso? 
Aprendí que yo soy la fuente de la cual surgió el contenido. Si lo hice una vez, lo podía hacer de nuevo. Tengo una razón de peso detrás de mi meta. Cuando la mente está alineada con la razón, podemos alcanzar grandes cosas. Por lo tanto, hoy puedo afirmar que tú eres la fuente. Si un huracán destruye tu casa, puedes construirla de nuevo. No importa si alguien te roba tu idea, recuerda que tú eres la fuente de donde salió esa idea. Esa persona, en cambio, solo depende del robo. No importa si alguien daña o cambia el dibujo que pintaste en la pared de la calle. Lo importante es que tú expresaste tu pasión.

Si mutilan un árbol gigante, muchas personas pensarán que ha muerto. Pero con el tiempo, del mismo tronco volverá a brotar un árbol nuevo…

Samuel Acosta Ynoa 

Samuel Acosta

  • Facebook - Black Circle

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle