MOBT

Eduardo Aguirre escritor leonés.

Columnista del Diario de León: Con pelos en la lengua. 

Es reconocido por sus Crónicas Humorísticas. Nombre de la Sección AL TRASLUZ

Acabó de publicar "Cervantes, enigma del humor", un ensayo y juego literario sobre el humor cervantino, tema poco estudiado pese a ser una de las columnas sobre la que se estructura el Quijote. Incluye un prólogo de Víctor Fuentes, catedrático emérito  de la Universidad de Santa Bárbara (California). 

Eduardo Aguirre

Cervantes, enigma del humor

Solo quienes no han leído el Quijote, la mayoría de los españoles, pueden ignorar que es la obra maestra universal del humor. Solo quienes habiéndolo leído y no lo han comprendido, pueden creer que hay dos Quijotes en uno: el serio y el cómico. No. Precisamente, el gran logro de Cervantes, o mejor uno de ellos, fue utilizar por primera vez el humor en todas sus posibilidades intelectuales y dramáticas. ¿Quién había hecho esto antes que él? Nadie. Y por si fuera poco, añadió la ternura donde antes había sátira, burla o visión picaresca. Sobre estas cuestiones he reflexionado en mi libro “Cervantes, enigma del humor” (Piediciones 2016). Me gusta llamarlo un “falso ensayo”, pues parto de una investigación imposible. Una de las anécdotas más comentadas entre los cervantistas, aunque posiblemente sea apócrifa, es la que cuenta cómo estando Felipe III en uno de sus palacios escuchó una estridente risa que procedía del exterior, se asomó al balcón y al divisar a un joven desternillado con un libro en las manos, argumentó a su séquito: “Ese joven o está fuera de sí o está leyendo el Quijote”. En efecto, lo de menos que el hecho ocurriese, lo que importa es que se ha convertido en real de tanto repetirlo. En mi “falso ensayo” investigo cuál pudo ser el gag que hizo reírse así al estudiante.  Mantengo que el humor se entiende mejor desde el humor. 

El sentido de la comicidad cervantina no son sus fuentes, pues las trasciende. También para estudiar el cine de Almodóvar  hay que contextualizarlo como producto -en su origen- de la Movida madrileña, pero a la vez es mucho más que esta.  De hecho, sigue haciendo películas. Con Cervantes ocurre algo similar, es su época  pero la trasciende. Creó la novela moderna, pero mucho más y no es poco. Aportó una nueva forma de piedad, que se manifiesta a través del humor.  No es el camino que seguiría después la literatura española, que se decantó más por la sátira y el sarcasmo. Cervantes incorporó a un humor que ya existía una luz de inteligencia compasiva que lo convirtió en algo distinto. 
Woody Allen lleva intentando durante años, y a mi juicio lográndolo en muchas de sus películas, esa fusión comedia/drama/risa/reflexión. Por ello, no es extraño que en “Medianoche en París”, una de sus películas más cervantinas, un intelectual pretencioso le espete al romántico protagonista: “Y a ti... ¿en qué época te hubiese gustado vivir, don Quijote?”.

He tenido en mi libro un doble honor: contar con un prólogo del profesor y académico Víctor Fuentes, de la Universidad de Santa Bárbara, California, y con unas prodigiosas ilustraciones de Ricardo Ranz. Sin ambas colaboraciones el libro hubiese tenido otra atmósfera.

No hubiese podido escribir este libro sin lo aprendido con mi columna de Diario de León, desde hace más de treinta años. Siempre intento que haya algo en mi prosa de ternura cervantina, compatible con una visión crítica de la injusticia. Siempre he buscado detenerme allí donde la visión irónica se convierte en sátira cruel.  Y creo que el humor está estrechamente vinculado a un anhelo de verdad, aunque lo expresemos mediante el disparate. En definitiva, el gran humor no puede ser ajeno a la ética, y es condescendiente con las debilidades humanas, que no conlleven maldad deliberada. No me corresponde a mí determinar si lo logro, solo puedo proclamar mi voluntad de intentarlo.

Todos quienes escribimos tenemos una razón íntima para hacerlo, que nada o poco tiene que ver con las externas. “Cervantes, enigma del humor” es mi respuesta a la crisis económica, y tal vez también moral, que ha zarandeado España, y quizá aún la zarandea. El título del libro hace referencia no solo al gag que hizo desternillarse al estudiante, sino a por qué alguien que vivió tantas experiencias amargas, incluido el cautiverio en Argel (cinco años) y varias estancias preventivas en prisiones españolas, pudo escribir una novela tan divertida, en todos los registros posibles, desde la sonrisa hasta la carcajada. Y no desvelo aquí el secreto del libro, pues lo anuncio desde las primeras páginas: porque el humor cervantino rima con amor y con dolor. He querido recordarlo para que aquellos que se sienten abatidos sepan que Cervantes, pese a todos sus infortunios, no se rindió.

Ahora se aboga por rebajar sus penurias económicas, con el argumento de que también tuvo etapas en las que desempeño trabajos bien remunerados. Con los debidos respetos, creo que hay personas con la suerte de ignorar cómo se manifiesta la herida de la pobreza, pasada o presente. Pero de ese tema concreto irá mi próximo libro.

Les invito a adentrarse en el Quijote. La segunda parte es aun mejor que la primera. Si ustedes mismo escriben, se asombrarán de los juegos de Cervantes con las voces de la narración, con lo “vanguardístico” de que don Quijote y Sancho sepan no solo lo que dicen de ellos sus lectores, sino que opinen del “falso” libro en el que Avellaneda les hace vivir aventuras que ellos no admiten haber vivido. 

Ahora bien, no es esta obra que se pueda leer por obligación. Si no es aún su hora, esperen a que sea.

Mientras, me sentiré muy honrado si mi “Cervantes, enigma del humor” les sirve para dirigirse a esa posada maravillosa que son las páginas de la inmortal novela.

 Eduardo Aguirre Romero, periodista, escritor y gestor cultural

"Cervantes, enigma del humor", Eduardo Aguirre Romero. Prólogo, Víctor Fuentes. Ilustraciones, Ricardo Ranz. Editorial: Piedicioes. Guadajara, España, 2016. Pgs. 177

  • Facebook - Black Circle

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle