Antonio Ángel Agudelo

ERuiseñor de  Keats

Antonio Ángel Agudelo

(Villaviciosa de Córdoba, España, 1968) es poeta, antólogo y ensayista. Estudió en la Universidad Laboral de Córdoba. En su obra destacan: “El Sueño de Ibiza”, (1ª y 2ª edición Diputación Provincial de Córdoba, 2008 y 2011), (3ª Ed. 2012, Ediciones Depapel); la antología “Paisajes Corchúos”, (2009, Diputación Provincial de Córdoba); “Madreagua”, (2012, Ediciones Depapel); “La Central Térmica”, (2012, Ediciones Depapel); “El Mundo Líquido”, (2014, Editorial Celya), que viajó hasta la Biblioteca del Congreso de Washington; los libros inéditos: “Altar de Luz y Luna”,  “Pan Negro” y la antología bilingüe: "El Cielo Ajedrez. Sky Chess" traducido al inglés por Claudia Routon (University of  North  Dakota (EE. UU.).

Agudelo ha sido traducido al inglés por Claudia Routon y al portugués por Aurora Cuevas Cerveró. Habitualmente participa en los Ciclos “Citas Literarias”, de la Diputación Provincial de Córdoba, y “Letras Capitales”, del Centro Andaluz de las Letras, y en los programas de la Comunidad de Artistas “Debajo del Sombrero, Punto y Seguido”, de Radio Miami (EE.UU.). 

Paralelamente, Agudelo ha cultivado el ensayo en torno a la experiencia poética con "La palabra inicial, teorías del mundo". Ha sido jurado de los prestigiosos premios de poesía Acordes y Vicente Núñez. Ha sido incluido en las antologías “La Luna en Verso”, "Mapuche", “Zenobia Camprubí y Juan Ramón Jiménez” y "Quejío", Córdoba con Grito de Mujer 2015. Ha participado en las revistas: "Noche Laberinto" (Colombia), "Desván" (Madrid), "Sopa de Ornitorrinco", "Suspiro de Artemisa" (Córdoba), etc. En el 2011 y 2012 participó en el Festival Internacional "Cosmopoética, Poetas del Mundo en Córdoba"; en el 2013, en "La Noche en Blanco de Granada"; en el 2016, en el III Encuentro Internacional de Poesía Ciudad de Úbeda (Jaén), y en 2017 en el VIII Encuentro de Poesía Mística en el Monasterio San Miguel de Escalada (León). Actualmente colabora en la revista internacional de cultura Visítame Magazine, que dirige Hilda Serrano Lemes desde Nueva York (EE. UU.).

Dedicado a la Navidad

NOCHEBUENA


Pastores y pastoras,

abierto está el edén.

¿No oís voces sonoras?

Jesús nació en Belén.


La luz del cielo baja,

el Cristo nació ya,

y en un nido de paja

cual pajarillo está.
 

El niño está friolento.

¡Oh noble buey,

arropa con tu aliento

al Niño Rey!
Los cantos y los vuelo
s

invaden la extensión,

y están de fiesta cielos

y tierra… y corazón.
 

Resuenan voces puras

que cantan en tropel:

Hosanna en las alturas

al Justo de Israel!
 

¡Pastores, en bandada

venid, venid,

a ver la anunciada

Flor de David!…
 

Autor: Amado Nervo 

MARÍA MADRE

La Virgen,

sonríe muy bella.

¡Ya brotó el Rosal,

que bajó a la tierra

para perfumar!
 

La Virgen María

canta nanas ya.

Y canta a una estrella

que supo bajar

a Belén volando

como un pastor más.
 

Tres Reyes llegaron;

cesa de nevar.

¡La luna le ha visto,

cesa de llorar!

Su llanto de nieve

cuajó en el pinar.
 

Mil ángeles cantan

canción de cristal

que un Clavel nació

de un suave Rosal.


Autora: Gloria Fuertes 

VILLANCICO EN CENTRAL PARK

Mañanicas floridas
del frío invierno
recordad a mi niño
que duerme al hielo

LOPE DE VEGA

Vistió la noche, copo a copo,
pluma a pluma,
lo que fue llama y oro,
cota de malla del guerrero otoño
y ahora es reino de la blancura.
¿Qué hago yo, profanando, pisando
tan fragilísimo plumaje?
y acurruco con mis manos
un puñado, un pichón de nieve,
y con amor, y con delicadeza y con ternura
lo acaricio, lo acuno, lo protejo.
Para que no llore de frío.

     Autor: José Hierro 
 

JESÚS, EL DULCE, VIENE…


Jesús, el dulce, viene…


Las noches huelen a romero…


¡Oh, qué pureza tiene


la luna en el sendero!
 

Palacios, catedrales,


tienden la luz de sus cristales


insomnes en la sombra dura y fría…


Mas la celeste melodía


suena fuera…


Celeste primavera


que la nieve, al pasar, blanda, deshace,


y deja atrás eterna calma…


¡Señor del cielo, nace


esta vez en mi alma!


Autor: Juan Ramón Jiménez 

NACIMIENTO DE CRISTO, EN QUE SE DISCURRIÓ LA ABEJA

De la más fragante Rosa


nació la Abeja más bella,


a quien el limpio rocío


dio purísima materia.


Nace, pues, y apenas nace,


cuando en la misma moneda,


lo que en perlas recibió,


empieza a pagar en perlas.


Que llore el Alba, no es mucho,


que es costumbre en su belleza;


mas quién hay que no se admire


de que el Sol lágrimas vierta?


Si es por fecundar la Rosa,


es ociosa diligencia,


pues no es menester rocío


después de nacer la Abeja;


y más, cuando en la clausura


de su virginal pureza,


ni antecedente haber pudo


ni puede haber quien suceda.


Pues a ¿qué fin es el llanto


que dulcemente le riega?


Quien no puede dar más Fruto,


¿qué importa que estéril sea?


Mas ¡ay! que la Abeja tiene


tan íntima dependencia


siempre con la Rosa, que


depende su vida de ella;


pues dándole el néctar puro


que sus fragancias engendran,


no sólo antes la concibe,


pero después la alimenta.


Hijo y madre, en tan divinas


peregrinas competencias,


ninguno queda deudor


y ambos obligados quedan.


La Abeja paga el rocío


de que la Rosa la engendra,


y ella vuelve a retornarle


con lo mismo que la alienta.


Ayudando el uno al otro


con mutua correspondencia,


la Abeja a la Flor fecunda,


y ella a la Abeja sustenta.


Pues si por eso es el llanto,


llore Jesús, norabuena,


que lo que expende en rocío


cobrará después en néctar.


Autora: Sor Juana Inés de la Cruz 

LAS PAJAS DEL PESEBRE


Las pajas del pesebre


niño de Belén


hoy son flores y rosas,


mañana serán hiel.


Lloráis entre pajas,


del frío que tenéis,


hermoso niño mío,


y del calor también.


Dormid, Cordero santo;


mi vida, no lloréis;


que si os escucha el lobo,


vendrá por vos, mi bien.


Dormid entre pajas


que, aunque frías las veis,


hoy son flores y rosas,


mañana serán hiel.

Las que para abrigaros


tan blandas hoy se ven,


serán mañana espinas


en corona crüel.


Mas no quiero deciros,


aunque vos lo sabéis,


palabras de pesar


en días de placer;


que aunque tan grandes deudas


en pajas las cobréis,


hoy son flores y rosas,


mañana serán hiel.


Dejad en tierno llanto,


divino Emmanüel;


que perlas entre pajas


se pierden sin por qué.


No piense vuestra Madre


que ya Jerusalén


previente sus dolores


y llora con José;


que aunque pajas no sean


corona para rey,


hoy son flores y rosas,


mañana serán hiel.

Autor: Lope de Vega 
 

ROMANCE DEL NACIMIENTO

Ya que era llegado el tiempo
en que de nacer había,
así como desposado
de su tálamo salía,

abrazado con su esposa,
que en sus brazos la traía,
al cual la graciosa Madre
en su pesebre ponía,

entre unos animales
que a la sazón allí había,
los hombres decían cantares,
los ángeles melodía,

festejando el desposorio
que entre tales dos había,
pero Dios en el pesebre
allí lloraba y gemía,

que eran joyas que la esposa
al desposorio traía,
y la Madre estaba en pasmo
de que tal trueque veía:

el llanto del hombre en Dios,
y en el hombre la alegría,
lo cual del uno y del otro
tan ajeno ser solía. 


Autor: San Juan de la Cruz 

DE CÓMO ESTABA LA LUZ…


El sueño como un pájaro crecía

de luz a luz borrando la mirada;

tranquila y por los ángeles llevada,

la nieve entre las alas descendía.


El cielo deshojaba su alegría,

mira la luz el niño, ensimismada,

con la tímida sangre desatada

del corazón, la Virgen sonreía.


Cuando ven los pastores su ventura,

ya era un dosel el vuelo innumerable

sobre el testuz del toro soñoliento;


y perdieron sus ojos la hermosura,

sintiendo, entre lo cierto y lo inefable,

la luz del corazón sin movimiento.

Autor: Luis Rosales 

Libro recomendado para estas Navidades

- LA NOVELA “PERIFÉRICOS” DE ANTONIO JOSÉ ROYUELA -

A algunos de nosotros nos gustaría truncar la rutina de nuestras vidas y, por avatares del destino o la casualidad, vernos inmersos en una aventura trepidante no sin ciertas dosis de peligro. Nuestras existencias, por lo menos la mía, tiene poco de innovación y mucho de repetición, y para nada nos vendría mal que unas vacaciones estivales se convirtieran en unos días de acción vibrante en un lugar que, aunque conocido, se vistiera de ciudad enigmática y amenazadora.

Con estas palabras trato de presentar la novela de Antonio José Royuela titulada “Periféricos”. Este autor se enfrenta, por vez primera, al campo del relato extenso, pues como poeta ha publicado los poemarios “Desajustes” (2008), “La mente del mono” (2011) y “Zonas” (2015), además del libro de micronarrativa “Resiliencia”, también en el año 2015. Además ha publicado en diversas revistas literarias, foros digitales, redes sociales y en su web personal.

Puedo decir, desde mi experiencia como lector, que la novela “Periféricos” me enganchó desde el primer minuto, desde ese instante en que el autor tuvo la gentileza de mandarme un borrador de la novela para conocer mi opinión. Aunque bien podría encuadrarse dentro del género de “novela negra”, me atrevería a ir más allá: es una narración fresca y amena en donde varias especies literarias coexisten conservando la esencia de cada una. Si bien la vertiginosa historia nos adentra en la curiosidad y el desasosiego propios de la intriga, no deja de lado una historia de amor imposible y un manejo de la moralidad, en estos tiempos convulsos y confusos en donde casi todo es pecado, denunciable o falto de corrección política, inteligente y tremendamente actual como esclarecedora. 

Su lenguaje es vigorosamente coloquial y te transporta y adentra, sin dificultad, a ese Córdoba sinuoso y octogonal repleto de personajes reconocibles y lugares convertidos en escenarios plásticos. Ahorra mucho en superficialidades porque la meta de Royuela es hacernos partícipes de la aventura veraniega sin ambages, quitarnos la careta de la cotidianidad y conducirnos con él, y con su forma de contarlo, hasta el barro de su historia.

Me sorprendió, entre otras cosas que no desearía que se me escaparan, la valentía para afrontar el tema del yihadismo en la juventud actual islámica residente en España. Hay una frase de uno de mis personajes favoritos, Miguel, como compendio sobre lo que gira la trama, dice así: “¿Asesinar en nombre de Dios? Es lo que se ha dedicado la humanidad a lo largo de su historia. Proporciona coartada espiritual.” 

También la narración mira de frente el asunto de la trata de mujeres en occidente con la limpieza y la concisión que merece. Se mezcla el asunto amoroso del yo narrador con la indecencia del mercadeo de la carne femenina. Azaroso dilema para un sensato maestro que pensaba sólo en unas apacibles vacaciones en su Córdoba natal. 

“Periféricos” muestra unos personajes tan de carne y hueso que bien podríamos imaginarlos, a lo largo de las páginas de la novela, frente a nosotros como amigos, ex alumnos, ocasionales prostitutas, amantes, confidentes y hasta perspicaces guardaespaldas que, sentados en esas terrazas de bares cordobeses, clubes comprometidos de alterne o corriendo las calles en la tórrida noche andaluza, nos desglosan su aparatoso verano como auténticas piezas de una realidad paralela que trasciende de las hojas impresas.

No me es extraño que los personajes de la novela "Periféricos", casi al final de la misma, insistan en que se debería escribir una novela sobre todo lo ocurrido en ese verano agitado; no me es extraño porque yo no puedo parar de agradecer a Rafa, Miguel, Adira, Teo, Abdel…….y, por supuesto, a ese “yo” narrador que la acabó escribiendo, el haberme hecho disfrutar de la buena literatura.

Como dije al comienzo, la novela de Antonio José Royuela para mí es más que una de las muchas, y excelentes en el panorama nacional, narraciones del género negro, es el dietario de un par de meses de cualquier hombre corriente atrapado casualmente en una espiral, tan violenta como íntegra, que le hará replantearse su apacible vida; elementos periféricos creando un vórtice pudiendo tragar la vida de cualquiera. 

En la Literatura, pienso, que casi todo está dicho, sin embargo es la forma en cómo se cuenta lo que marca la diferencia. Royuela ha marcado la diferencia.

ANTONIO JOSÉ ROYUELA 

Inició la aventura de publicar con Desajustes en 2008, La Mente del Mono en 2011 y Zonas en 2015 son las reminiscencias poéticas de Antonio José Royuela que también cultivó el microrrelato y el relato antes de adentrarse en la narrativa extensa de esta su primera novela.

Su trabajo como docente lo compagina con una intensa actividad literaria en revistas, foros, tertulias y recitales. 

Incluido en diversas antologías poéticas y de narrativa breve, ha sido galardonado, entre otros, con el primer premio del concurso de microrrelatos de la cadena COPE de Málaga con el microrrelato titulado 'El niño que jugaba a ser poeta'.(Junio 2015). Finalista en el VI concurso de las Bibliotecas Públicas Ayuntamiento de Madrid con el microrrelato titulado 'Préstamos' (Junio 2014). Finalista en el II premio de poesía Alcer (2011). Finalista del IV concurso Pablo Neruda de Cartas de Amor (2011).

Blog del poeta Antonio Ángel Agudelo: http://aagudelomartinez.blogspot.com.es/

Antonio Ángel Agudelo

  • Blogger - Black Circle

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle