Visítame Magazine, décima tercera  edición

Entrevista a Rosalí León Ciliotta

Si hacer reír es más difícil que hacer llorar, llegar al corazón de un niño es una tarea ardua y complicada y por ello mi admiración a Rosalí León-Ciliotta que ha conseguido, gracias a su imaginación y don de la palabra, llegar al corazón de los niños y mayores.

Rosalí León-Ciliotta, escritora peruana, es autora de exitosas novelas infantiles como Romi y el Sol (SM, 2011), Romi y el mar (SM, 2015), De cómo Lana venció a la tormenta (Arsam, 2015) y Perroaventura: buscando un hogar (San Marcos, 2016). Su último libro, Isa en CiberLima, fue publicado por Editorial Norma en noviembre de 2017.

Es licenciada en Comunicaciones, diplomada en Docencia y máster en Derechos Humanos. Actualmente está cursando su doctorado en Educación: Didáctica de la Literatura Infantil en Barcelona. Ella brinda servicios pedagógicos, editoriales y de gestión de publicaciones a clientes peruanos y extranjeros, como el Ministerio del Ambiente, SM Perú, la Municipalidad Metropolitana de Lima y Corporación Montana, entre otros.

Rosalí León resplandece en cada una de sus obras; en ellas, sus pequeños lectores viven con sus historias nuevos mundos imaginarios paseando junto a sus personajes, eliminando miedos y afrontando nuevos retos en cada página del libro. La serenidad y alegría que nuestra escritora transmite a los exigentes lectores es patente en su pluma. Se introduce en el interior de los niños con una mirada infantil consiguiendo que los miedos e interrogantes que surgen en la infancia sean superados a modo de juego mediante la imaginación. 

1.- ¿Cuéntanos, Rosalí, ¿cuándo decidió escribir para los niños?

Ya en el colegio sabía que lo que más me gustaba era escribir ficción, pero ante el miedo de no poder ganarme la vida de esa manera, decidí estudiar Comunicación (Periodismo). Para mí, era lo más cercano a escribir para vivir que se me podía ocurrir. Sin embargo, pasaban los años y avanzaba en la carrera y la vocación me llamaba cada vez más. 

Descubrí la literatura infantil y juvenil (digo “descubrí”, porque cuando yo estaba en la escuela no existía una conciencia tan clara de la importancia de la literatura infantil; era solo parte de las tareas que dejaban, así que nunca cultivé el amor por la literatura cuando era escolar) a través de lecturas y azares, y al leer estos grandes libros para niños, me dije “esto es lo mío”, escribir para los más pequeños de manera que no descubran el amor por la lectura tan tarde como yo.

2.- Sé que le gusta escribir Fanfics en inglés. ¿Nos puede explicar que es la escritura Fanfics?

Un fanfic es una producción “semioriginal”, si queremos ponerle una etiqueta. Se basa en personajes y un mundo ya creado (como lo puede ser Harry Potter o El Señor de los Anillos, por ejemplo) por otro autor/a, pero con situaciones que provienen de la mente del “fan”. Los fanfics fueron mi primer acercamiento a escribir de forma seria.

3.- En alguna ocasión ha comentado que le gusta escribir Fanfics en inglés, ¿hay alguna razón en especial para ello?

Ya no escribo fanfics hace mucho, pero amaba hacerlo. Fue un ejercicio de escritura, de autodescubrimiento y de aprendizaje, ahora que lo miro en retrospectiva. Y bueno, los escribía en inglés porque, aunque suene extraño (considerando los autores/as maravillosos que tenemos en lengua española), yo empecé a amar la literatura a partir de libros en inglés. 

Así, mis primeros referentes de escritura como oficio fueron en inglés. Esto también pasa por el hecho de que tenía acceso a más literatura en inglés que en español, gracias a que mi mamá trabaja en el colegio americano de Perú, y yo visitaba su biblioteca a menudo. Es una de las terribles consecuencias de no contar con bibliotecas públicas accesibles en Perú; no todos tienen la suerte que yo tuve. Así, ¿cómo pretendemos cultivar el amor por la literatura en grandes y chicos si no tienen acceso a libros? ¿Cuántos Vargas Llosa o García Márquez podemos estar perdiendo por no darles a los niños esta simple y maravillosa posibilidad? 

4.- ¿Tiene muchos reconocimientos literarios y menciones especiales ¿De todas ellos, cual ha tenido un significado especial para usted?

Curiosamente, los dos reconocimientos que valoro más no tienen que ver con la narrativa, que es lo que más hago. En 2017 recibí una mención honrosa en la Bienal de Poesía para Niños con un libro que fue un pleno ejercicio de libertad creativa: se llamó Haikugramas y quizá salga publicado a fines de este año o en 2019. Se trató de un libro ilustrado de poesías para niños (para escolares, más específicamente) en la que combinaba la histórica tradición japonesa de los haikus con la vanguardista práctica de la “poesía visual” que son los caligramas. 

El otro reconocimiento del que estoy sumamente orgullosa es la inclusión de mi primera traducción en la Lista de Honor IBBY 2018. Se trata del diario de un viajero británico que estuvo en Perú antes, durante y después de la declaración de la independencia (1821). Este libro forma parte de la «Colección del Bicentenario», que, a través de la ficción histórica y el rescate de documentos de no ficción de aquellos tiempos busca celebrar el bicentenario de nuestra independencia. Este reconocimiento es particularmente satisfactorio para mí porque, como te comentaba arriba, fue la primera vez que me embarqué en una aventura (un reto) de traducción literaria, y fue con un documento escrito en inglés del siglo XIX; ni más ni menos, jeje.

5.- Cada uno de nosotros llevamos un niño interior y con él en muchas ocasiones sus miedos, cree que puede ayudar la lectura de sus libros a los adultos?

Yo creo que sí, pues en los libros infantiles se abordan los problemas y situaciones de manera alternativa, generalmente diferente (o incluso contraria) a lo que los adultos considerarían “sentido común”, y eso puedo ayudar. 

Sin embargo, lo encuentro difícil, pues un adulto tendría que hacer un esfuerzo extra: de entrar a la lectura de un libro infantil sin prejuicios o preconcepciones de lo que va a encontrar (por ejemplo, que los libros infantiles son inverosímiles, o tontos, o simplistas, cuando es todo lo contrario, pero es porque, como mencioné antes, se abordan desde una perspectiva distinta). 

6.- Me resulta francamente hermoso ver como a través de su imaginación plasmada en papel, las oscuridades las transforma en luces, la tristeza en alegría y los miedos los desafía hasta lograr superarlos. ¿Cómo lo consigue?

¡Uy, qué difícil pregunta! ¡Estás pidiendo los secretos de Estado de la literatura infantil, jajaja! Es todo un ejercicio profesional que se cultiva a través de los años, las lecturas (de todo tipo, no solo de cuestiones relacionadas con la literatura o la literatura infantil) y el contacto con los lectores. Pero si tuviera que señalar algo que creo que debe estar en todo trabajo literario infantil por lo menos (incluso juvenil, pero eso es discutible) es un optimismo sin paralelo, la capacidad de asombro que el o la escritora no pueden perder, sin importar lo que le pase en la vida. Para mí, es una condición sine qua non para poder escribir libros infantiles.

7.- Háblenos de su poesía. 

Mis primeros poemas los escribí, como todos, me imagino, durante los últimos años de mi adolescencia (terminando la escuela, empezando la universidad) y, por supuesto, eran poemas de amor. Es una etapa de muchos cambios, que a veces nos afectan emocionalmente, por lo que creo que plasmar ese sentir en poemas, que suelen ser vehículos de transmisión de emociones, creo que es una buena forma de lidiar con ello.

En cualquier caso, desde entonces casi no escribí poesía. Solo cuando me enteraba de algún concurso y me hallaba en un estadio mental y emocional en particular (tenía que cumplir un “doble objetivo”). Leí mucha poesía, y la disfruto (aunque debo confesar que disfruto más con la poesía que tiene musicalidad), pero no es una rama de la literatura a la que me quisiera dedicar. Aunque a veces escriba poesía, no me considero poeta en absoluto; es una forma de expresión literaria que creo que me supera. 

El poemario Haikugramas del que hablaba líneas arriba, que en 2017 recibió una mención honrosa en la Bienal de Poesía Infantil del ICPNA resultó de un conjunto de factores que convergieron bonitamente en ese momento y me llevaron otra vez a escribir poesía. Profesionalmente, yo me dedico a colaborar en la autoría y editar libros escolares, especialmente del área de Comunicación (que aborda lengua y literatura), y cada año encuentro difícil buscar poesía contemporánea que sea adecuada para las edades escolares; especialmente poesía de autores(as) peruanos(as). No sé por qué no se desarrolla mucho en mi país; imagino que no hay mucho interés, pero eso deberíamos cambiarlo. Súmale a eso que en aquel momento estaba redescubriendo el hermoso arte del haiku japonés y que me llegó la convocatoria para la bienal del ICPNA. Entonces me dije a mí misma “esta es tu oportunidad”, y nació el concepto y el poemario.

8.- ¿Qué género no escribiría nunca?  ¿Por qué?

Pucha, no me gusta cerrar la puerta a nada (así soy en la vida). Lo mío es escribir, y quizá en el futuro la vida me lleve a incursionar en otros géneros; no lo sé. Un género que no me gusta mucho es la autoayuda; se me hace un tanto indigno: pretender decirle a las personas qué está mal con ellos (sin conocerlos) y cómo pueden arreglarlo no es algo que me llame (pese a que sé que hay personas a las que les ayuda muchísimo). Sin embargo, tengo uno o dos proyectos que se podría decir que abordan el género a través del humor y la ironía, pero probablemente nadie lo compraría si alguna vez lo terminase, jeje. 

Ahora que lo pienso, quizá un género que no quisiera escribir es el de terror. Odio las películas de terror (e incluso los thrillers muy intensos) porque me dan muchísimo miedo. No creo que podría aguantar escribir un libro o siquiera un cuento de terror.

9.- Y, al contrario, ¿qué le gustaría escribir que aún no haya escrito?

Quiero escribir una gran historia de amor juvenil, llena de magia y fantasía. Puede que a algunos les parezca infantil o qué se yo, pero es el género que más me gusta leer, y quizá por eso nunca me he atrevido a escribirlo; por miedo a que no sea tan bueno como para ser un libro que a mí me gustaría leer (se lee un poco confuso, esto último, pero espero que se deje entender). 

También tengo el proyecto de una serie de ficción histórica, con los hechos más importantes de la historia reciente de mi país (bueno, de las últimas décadas), pues creo que allí tenemos un gran vacío en Perú: creo que los libros no terminan de explicarlo (quizá por ser heridas recientes o porque todavía no se tiene la distancia histórica suficiente para ofrecer una perspectiva más o menos objetiva) y allí me parece que la literatura podría cumplir un rol muy importante. 

10- Si tuviera que elegir uno de sus libros ¿con cuál se quedaría? 

Asu, eso es como preguntarle a un padre o madre con cuál de sus hijos se quedaría. Cada uno de mis libros tiene un significado especial para mí. Supongo que siempre es el último libro el que en su momento ocupa más espacio en la mente y el corazón del escritor(a) (en este particular momento, Isa en CiberLima).

11.- Cada letra de Julio Ramón Ribeyro enhebra el tiempo, su tiempo, la trama de su vida. ¿Qué enhebran las letras de Rosalí?

Qué lindo que puedas referir a Ribeyro en esta entrevista. Sus Prosas apátridas es de los libros que más quiero en el mundo. Gracias por eso. Creo que mis libros dejan una sensación de bienestar en quienes los leen: desde la superación de los miedos, hasta el poder ser partícipe de una historia feliz de adopción de mascotas, pasando por la satisfacción de aprender algo nuevo o ayudar a quienes lo necesitan. Imagino (o eso es lo que pretendo casi siempre, además de contar una historia, claro está) que mis libros ponen un poquito más de luz en la vida de mis lectores, y eso me hace muy feliz.

12.- Incursionó en el mundo de la traducción literaria dentro de la «Colección del Bicentenario» (Arsam Perú) con el libro Extractos de un diario: Perú, 1821. ¿Cómo surgió?

Arsam había publicado mi libro De cómo Lana venció a la tormenta, y a partir de ese libro entablamos una relación profesional que creció. En el camino, mi esposo, el escritor Juan Manuel Chávez concibió la gran idea de la «Colección del Bicentenario», novelas históricas que celebraran el bicentenario de nuestra independencia. El proyecto incluía un detalle que, a mi parecer, hacía incluso más valiosa esta colección: la inclusión de un documento histórico de no ficción escrito en la época de la independencia. Se trataba del diario de viajes de Basil Hall, un navegante británico que estuvo en el Perú antes, durante y después de la declaración de la independencia de Perú. Tanto Juan Manuel, director de la colección, como la editorial sabían de mi gusto por la literatura en inglés y que mis primeras creaciones literarias fueron (como conversábamos antes) escritas en inglés. Además, hacía algún tiempo que yo había estado trabajando con algunas empresas haciendo traducciones cortas de documentos institucionales y de difusión, así que nos pareció un reto y una oportunidad bonita embarcarnos en esta aventura. Y bueno, creo que salió bien, siendo que ahora esta traducción se encuentra de gira por el mundo con la Lista de Honor IBBY 2018. Fue difícil por momentos, pero extremadamente satisfactorio y estimulante.

13.- Es una mujer apasionada en todo lo que hace: escritura, deporte, asesoría, traducciones, locución… ¿algún secreto para conseguirlo?

Creo que es parte de mi personalidad: me gusta siempre estar en movimiento, aprendiendo, proponiendo cosas, creando… y claro, a todo me entrego 100 %. Para mí, es una cuestión de hacer lo que uno ama, y trazar el camino a partir de ello, negociando lo que se pueda y siempre apuntando alto.

14.- ¿Qué le diría a esa persona que comenta alegremente que no le gusta leer?

Le diría que no ha encontrado el libro adecuado. Y que no es su culpa que no le guste leer, pero que le dé una oportunidad. Quizá empezando por algo muy sencillo como un álbum ilustrado, o un libro corto; incluso un libro de su especialidad laboral, y que de allí construya su afición. Ya si queremos ponernos filosóficos, le diría: “Vale, es cierto, si no lees, no pasa nada. Pero si lees, pasa mucho”.

15.- ¿Me puede dar el título de un libro que recomendaría leer a todo el mundo?

Los libros de Harry Potter, sin duda. Es para chicos y grandes, y tiene todos los elementos que uno puede amar de la literatura: personajes fuertes y variados, un mundo completo inventado, descripciones hermosas y atrapantes, y las cuestiones de toda la vida: amistad, amor, lealtad, dilemas…

Si queremos ir más atrás, les diría que lean El conde de Montecristo. O libros un poco más actuales que también son maravillosos: Momo, de Michael Ende, o El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry. 

De literatura peruana, que vayan siempre a Ribeyro, a sus Prosas apátridas si les gusta la no-ficción, o a sus cuentos si les gusta la ficción.

16.- ¿Qué objetivos tiene a corto plazo?

En este momento, estoy completamente abocada a mi doctorado. Mi objetivo es investigar y hacer mi tesis. Igual extraño una mayor dedicación a la literatura; espero poder escribir dos libros mientras dure esta linda aventura doctoral.

17.- Alguna recomendación para aquellos que quieren iniciarse en la escritura.

Que vayan a una biblioteca, o a una librería si no tienen bibliotecas cerca (desafortunadamente, eso pasa mucho en Perú), y que se aloquen. Que agarren todo lo que les llame la atención y lo hojeen, sin prejuicios ni vergüenzas. Si quieren un libro de dibujitos, adelante; si les gusta la portada de una novela adolescente, que llegue a sus manos; si la fantástica Breve historia del tiempo de Stephen Hawking les llama, escúchenla… lo que sea. Cada libro es una aventura y una maravilla; algunos no les gustarán para nada, pero seguro que otros les apasionarán. Descubrirán un mundo entero en cada libro.

18.- Uno de sus sueños aún por cumplir.

¿Uno solamente? ¡Tengo sueños todo el tiempo, y todos los quiero cumplir! Quiero mirar mi cartón de Doctora Rosalí León Ciliotta, quiero ver mis libros en las listas de los más vendidos del mundo, quiero escribir una novela o una serie de la talla de Harry Potter o El señor de los Anillos, quiero vivir en Italia, recorrer China, Japón y la India, y hasta llegar a la Antártida. Sobre todo, quiero ser feliz, pasar la vida con mi esposo y mi familia, y nunca dejar que el miedo o los caminos cuesta arriba me detengan o me desanimen.

Enhorabuena Rosalí por sus obras, desde Visítame Magazine Virtual, le deseamos todos los éxitos tan bien merecidos.

María del Carmen Aranda

Rosalí León Ciliotta

  • Lista de honor IBBY 2018L

  • Mención honrosa en la VII Bienal de Poesía Infantil ICPNA 2017

  • Mención especial en 1er certamen de Editorial Digital “La fábrica de sueños” 

  • Finalista en Certamen de Microrrelatos y Poesía “Primavera” 

  • Finalista en Certamen de Microrrelatos y Poesía “Tiempo Nuevo” 

  • Finalista en I Certamen “Microrrelatos de Amor” 

  • Finalista en I Certamen de Poesía “Poetas de habla hispana”

María  del Carmen Aranda

Escritora

  • Facebook - Black Circle
  • Blogger - Black Circle

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle