Visítame Magazine, décima cuarta edición

Entrevista a Rocío López Núñez, Mª Luisa Picado Silva y Rosa Castilla.

Rocío López Núñez

Mª Luisa Picado Silva

Rocío López Núñez, nació en Monseiro, Láncara en la provincia de Lugo en 1974. Una infancia rodeada de libros fue la señal más clara de lo que estaría por llegar. Aunque su vida profesional se encaminó hacia otros ámbitos, siempre supo que tarde o temprano acabaría unida a su gran pasión: la literatura. Diplomada en Educación Primaria por la Universidad de Santiago, casada, madre de tres hijos y apasionada por las series policiacas y de suspense, decidió finalmente encontrar el tiempo y la dedicación necesaria para hacer realidad una de sus metas: escribir una novela de suspense. Nunca volverás a Pikeville le abrió las puertas al mundo de la literatura donde se ha labrado un merecido camino.  Con su segunda novela Ladrona de Vidas ha conseguido crear un estilo propio que la hace inconfundible. Su tercera novela Olvídate del cielo la ha encumbrado como la autora gallega de novela negra del momento.  Su imparable carrera continua con su cuarta novela Nunca fuimos buenos.

 

http://www.angelsfortuneditions.com/autores/rocio-lopez-nunez

María Luisa Picado Silva nació en Las Lanchuelas, campiña de Valencia de Alcántara en la provincia de Cáceres. Animadora Socio-Cultural de profesión, su vida, de una forma u otra, siempre ha estado ligada al mundo de la literatura. Durante su infancia nunca dejó de escribir relatos cortos por pura diversión, pero no sería hasta el año 2001 cuando decidió inscribirse en el certamen "Memoria de Dona", organizado por la Diputación de Barcelona con su relato Ultreya, siendo una de las obras premiadas. Al año siguiente con su relato Dos vidas, ganó el galardón especial al tema tratado. Estos premios le dieron el valor necesario para escribir su primera novela María, la frontera y el camino, seguida de Camino Negro. Leer las novelas de María Luisa es viajar en el tiempo y descubrir, a través de las vivencias de los protagonistas, momentos de la historia de nuestro país. En diciembre de 2017 publicó su tercera novela El último camino.

http://www.angelsfortuneditions.com/autores/maria-luisa-picado

Rosa Castilla 

Rosa Castilla Díaz-Maroto nació en Madrid en 1970 en el seno de una familia de la que es la pequeña de cuatro hermanos. Trabajadora incansable desde los 16 años ha sabido encontrar su merecido puesto en el mundo laboral. Entre sus aficiones nunca se encontró la literatura. Ella prefiere el deporte, la música, el cine, viajar y juntarse con la familia y los amigos, pero fue al leer El tiempo entre costuras y Cincuenta sombras de Grey cuando se hizo un reto propio. ¿Sería ella capaz de escribir una novela en la que juntase la esencia de estos dos best sellers. Fruto de ese reto ha creado una trilogía romántico-erótica que la ha convertido en la fiel sucesora de Megan Maxell. El despertar de Volvoreta El frágil aleteo de la inocencia y la novela que cierra esta maravillosa trilogía Volarás a través del corazón te atraparán desde la primera página.

http://www.angelsfortuneditions.com/autores/rosa-castilla-diaz-maroto

Tengo que confesar que ya conozco a las cuatro mujeres con las que me voy a reunir en breve. Que, incluso, ya habíamos coincidido todas en algún evento. Pero el poder pasar un rato con ellas, charlando tranquilamente, sin tener que atender ventas, admiradores y otras cuestiones de la vida de una escritora, se me antoja particularmente apetecible.

Una de ellas, Isabel Montes, además de escritora es la fundadora de la Editorial Angels Fortune [Editions] y las otras tres fueron sus primeras personas que firmaron con esta pequeña-gran editorial, allá por 2015, cuya máxima existencial es la de ayudar a crear y acercar a los lectores a los nuevos talentos de la literatura. Y mal no lo deben estar haciendo cuando estas tres (cuatro, si contamos con la editora, Isabel) escritoras, inteligentes, tenaces y exigentes, no sólo permanecen en ella tras varios años de compartir camino, habiendo publicado ya tres libros en el sello, si no que cada vez se implican más y más profundamente, colaborando con sonriente ahínco en el crecimiento y mejora de la editorial.

Mª Luisa Picado Silva, ilustra con su voz amorosa pero intensa las vivencias de personas que bien podríamos ser cualquiera de nosotros, lector, personas que son como son gracias a sus raíces, a las luchas ancestrales y contemporáneas, a los obstáculos ganados a la cotidianidad. En 2015 publicó María, la frontera y el camino, a los que seguirían Camino negro en 2016 y El último camino en 2017. Y, hasta ahora, sus obras han sido esperadas, aclamadas y amadas por parte de un número ingente de admiradores.

Rocío López Núñez, adelanta con el brillo de sus ojos inquisidores e inteligentes una serie de crímenes y pasiones, una vez desatados, no pueden dejar a sus lectores indiferentes. Rocío nos transporta a una Nueva York en que acaban desembocando las almas rechazadas por otros lugares inmisericordes y que acabarán encontrando la horma de su zapato al enfrentarse a los mejores detectives de la comisaría de la Calle 23.

En 2015 publicó Ladrona de vidas y continuó derramando sangre en Olvídate del cielo ( 2017) y Nunca fuimos buenos (2018) para la escalofriante satisfacción de sus muchos fans.

Rosa Castilla sonríe con una calidez que derretiría un iceberg. Y mucho de eso hay en su trabajo, además de una voluntad infinita y una percepción del romance que la hace única. Decidió comenzar una historia de amor ( que contemplase su demostración, física y espiritual, su voluntad de consecución y su capacidad para sacudir hasta los árboles más arraigados ) prácticamente de la nada, de lecturas que la impresionaron y de trabajo. Así apareció El despertar de Volvoreta en 2015, El frágil aleteo de la inocencia (2016) y finalmente el cierre de la trilogía, Volarás a través del corazón en 2018, para hacer las delicias de un número ingente de seguidores que ahora mismo se estarán preguntando que qué será lo próximo de Rosa.

Nos encontramos en una cafetería de la céntrica Rambla de Cataluña, en Barcelona. Nos saludamos, abrazamos, piropeamos. Pedimos una mesa y cuando ya estamos servidas lanzo al ruedo mi primera pregunta:

− ¿Porqué, un buen día, decidís que el placer de escribir debía convertirse en algo más? ¿Qué resultó definitivo a la hora de escribir una novela?

Un poco de revuelo entre vasos, sorbos y platillos hasta que Mª Luisa rompe el hielo.

- A mi me gusta escribir desde muy niña - nos confiesa- y para mi es una forma de expresar mis sentimientos más profundos. Por eso digo que escribo desde el corazón: escribo tanto si estoy triste como si soy completamente feliz, sobre cualquier cosa. Pero ponerme a escribir en serio...fue a raíz de ganar dos años consecutivos el mismo concurso de relatos cortos; mi alegría fue tan grande y recibí un impulso tal que ahí me lancé y escribí mi primer libro María, la frontera y el camino.

Sus compañeras la abrazan con cariño entre expresiones cómplices como «Luisiña tú es que vales mucho ». Personalmente creo que estas cuatro mujeres con las que comparto bebida y reflexiones sobre la vida y la literatura forman una especie de familia. Se interesa las unas por el trabajo de las otras, se sonríen cómplices y no pasa mucho rato sin que haya contacto físico entre ellas.

− Pues yo - se arranca Rosa – me decidí a escribir tras leer la novela El tiempo entre costuras de María Dueñas, que me envolvió de tal manera y me llevó a visualizar sus escenarios y protagonistas de un modo tan íntimo que me hizo desear escribir una historia, como si me la contara a mí misma, con la intensidad con que lo hacía Dueñas. Y ya van tres novelas.

Éste último comentario desata una ola de risas y de asentimientos puesto que las tres autoras tienen ya publicadas sendas trilogías.

− Isabel -pregunto a la editora- ¿y tú, qué?

− Bueno...trabajando estamos. Y, aunque no se les pueda considerar una trilogía porque son de temáticas distintas, tres libros si serán. Porque el que escribí tras la defunción de mi madre era algo para ella...y aunque permitió que diera un primer paso como escritora está a un nivel aparte del resto de mi producción.

Esta vez, un silencio cómplice se extiende por nuestro rincón...pero apenas dura un segundo porque Rocío nos cuenta que fue su marido el que se animó a sacar su manuscrito de un cajón y que cuando lo vio impreso sintió tal satisfacción que decidió que tenía que seguir escribiendo. Esta vez, los piropos alborozados van para ese santo varón.

− Pero -continúo-¿Os formasteis formalmente? ¿Dónde? ¿Cómo fue? ¿Lo creéis necesario? Esta vez es Rosa la que abre el fuego:

− Yo no tengo ninguna formación como escritora. Y aunque creo que cuando el impulso de escribir se da espontáneamente, esa formación puede simultanearse con la escritura. Aunque, eso si, creo que es lo mejor tener una formación previa.

Mientras Rosa habla las demás le dan la razón en silencio.

− Yo tampoco - comenta Rocío- me formé como escritora, aunque mis estudios de profesora me están ayudando mucho.

Luisa tampoco tiene una formación específica, nos dice, pero sus estudios de Animación Sociocultural la han ayudado mucho. «Eso si, creo muy necesaria una formación específica para escribir, que enriquecerá la obra de muchas maneras. He cometido muchos fallos de distinta índole, que Angels Fortune [Editions] me ha ayudado a subsanar».

Aquí, la editora está al quite:

− Y ahora Angels Fortune también tiene Escuela de escritores: presencial, online, con cursos anuales, específicos, seminarios. Los futuros talentos de la literatura nos tienen aquí para echarles una mano y sacarlos a la luz.

Ciertamente, Angels Fortune [Escuela de escritores] comienza una nueva e interesante andadura ofreciendo sus conocimientos y una metodología a la última para que los escritores en ciernes puedan perfeccionar su talento, afinar sus herramientas, descubrir sus capacidades.

− Por cierto, Isabel, tú si tienes formación literaria...¿o me equivoco?

− No, no. Dices bien. Yo estuve 3 años en la escuela de escritores del Ateneu Barcelonés, aprendiendo las profesiones de escritora y editora y donde vi claro que escribir es una profesión y como tal hay que aprenderla. «Un escritor nace del talento, del ingenio, de la práctica, de dejarse corregir y de la capacidad de encajar las críticas».

− Y tú, Rocío, ahora empiezas como profesora de escritura...

− Aún estamos en una fase muy inicial del proyecto, pero está resultando sorprendentemente satisfactorio...las personas que se apuntan a estos cursos lo hacen con el temor a no saber, al ridículo, y cuando ven que son capaces -gracias a los ejercicios que les planteo- de «inventar» fragmentos de historias muy distintos, con unas pautas, se sorprenden y se divierten a partes iguales.

− Vosotras fuisteis las primeras incorporaciones de Angels Fortune [Editions]...¿porqué os decidisteis por ella? ¿Y por qué permanecéis? En vista de vuestra trayectoria, ¿la recomendaríais a los escritores que empiezan?

Tras un poco de embrollo, de compartir anécdotas todas a la vez, conseguimos sacar en claro que oír o vivir una serie de experiencias desagradables con otras editoriales, Angels Fortune [Editions] fue una bocanada de aire fresco y una posibilidad clara que se materializó por el interés personal de su fundadora y editora.

− La verdad es que mandé mi novela a tres editoriales que se interesaron por publicarla, pero Isabel fue la única que se interesó por conocerme personalmente. -nos aclara Rosa- Además, me explicó el proyecto de la editorial, cuales eran sus objetivos.

− Si- apuntilla Rocío- A mi, aún sin conocerla, me transmitió una seguridad y una pasión por su trabajo que me hizo creer en ella desde el principio. Y debo decir que, con el paso de los años no me ha defraudado en absoluto...¡todo lo que me ha aportado personal y profesionalmente...! Yo voy donde ella vaya; su proyecto se ha transformado en mi proyecto...¡en una forma de vida!

Aquí redondea Mª Luisa, con sus chispeantes ojos resplandeciendo.

− Yo fui la primera incorporación de la editorial y creo firmemente que ha sido una gran suerte y la mejor decisión para mi obra y para mi. Se la recomiendo, sin dudarlo, a los nuevos escritores porque esta editorial la conforma un gran equipo, personas profesionales y bien formadas que hacen un trabajo editorial del que me siento muy orgullosa. Isabel te acompaña, te aconseja y hace las recomendaciones adecuadas para engrandecer tu obra, respetando siempre tu texto.

− Yo creo que todos los escritores de la editorial, como yo misma, continuamos aquí porque se nos respeta la independencia y, al mismo tiempo, te comprometes con ella por voluntad propia. Por eso mismo la recomiendo a los nuevos escritores; no hay nada como ser dueño de tu obra y poder elegir cómo promocionarla...y siempre con el asesoramiento y el apoyo de la editorial -Rosa cierra el círculo.

En este punto es cuando las animo a guiñarme un ojo o a hacerme algún tipo de señal si están secuestradas y les obligan a decir todas estas cosas tan estupendas sobre Angels Fortune [Editions]. Pero sólo consigo una explosión de carcajadas y aún más halagos para el trabajo editorial de Isabel.

− Está bien, está bien, os creo. Habladme ahora de qué sentisteis al tener vuestro primer libro publicado ¿Se mantiene la ilusión con el tercero? ¿Qué notáis que ha cambiado? Isabel, háblanos como escritora.

− Mi primera novela El día que conocí a Hugh Grant fue una experiencia maravillosa. Tener mi libro en mis manos fue un sentimiento tal que solo los escritores pueden entender porque sigo escribiendo... es curioso que a una escritora le falten palabras para expresar un sentimiento así. Recibir los comentarios de los lectores, las críticas constructivas de personas desconocidas para mi y los ánimos para que no dejara de escribir fueron la mejor recompensa que puede recibir un escritor novel. Con este primer libro realicé una coedición con una editorial que me sirvió para saber lo que no quería recibir de una editorial y gracias a ellos asenté las bases de mi editorial Angels Fortune [Editions].

− Yo sentí mucho orgullo -nos dice Rocío-Ves reflejadas tantas horas de trabajo en un bloque físico y resulta emocionante. Te demuestras que eres capaz de hacerlo...y si lo has hecho una vez ya eres capaz de hacerlo las siguientes.

− Si, es algo increíble ver tu trabajo materializado, tenerlo entre las manos. - coincide Rosa – Todavía me cuesta creer que haya escrito tres novelas...pero la ilusión se mantiene con todas las entregas.

− ¿Y tú, Luisa?

− El día que tuve mi primer libro en las manos lloré de felicidad y satisfacción. Me sentí grande y pequeña a la vez porque el libro estaba en las librerías y yo ya no importaba. Los libros, una vez que los sueltas al mundo, a volar, ya son libres e incontrolables...así que cuando publiqué el segundo, aunque mi sensación de amor fue grande, ya sabía que se publicaría. Y con el tercero...lo escribí con pasión y sentimiento ( a mi me duele escribir. A veces tengo que hacer pausas para que mi corazón descanse), que es como yo escribo. Y siempre disfruto del resultado final. Yo soy de un pueblo pequeño, Valencia de Alcántara, y el día que presenté allí mi primer libro me acompañaron hasta las autoridades del pueblo... ¡Imaginaos cómo me sentí!Y con el segundo, en los pueblos mineros del Bierzo, que sobrepasaron aforos y acogieron el libro con cariño, con el tercero en El Maresme...¡para no mantener la ilusión!

− Así que podemos decir que eres profeta en tus tierras...

− Exactamente, en mis tierras.

− ¿Y vosotras, chicas?

− Tanto como profeta en mi tierra, no. Quizá algún día. Entre la familia, amigos y conocidos, si - indica Rosa. Y apunta Rocío:

− Soy una de las pocas autoras especializadas en novela negra de Galicia. No sé si eso servirá pero a mi me resulta, cuanto menos, curioso.

Pedimos otra ronda, que tanto hablar da sed, y me intereso por saber, ya que las tres tiene, precisamente, tres libros publicados en Angels Fortune [Editions] si las trilogías tienen algo especial.

Rocío comenta que ella no escribe trilogías como tales si no que son obras que comparten protagonistas y que, si funcionan bien, y los secundarios también, les monta una historia más que investigar. En cambio, el caso de Rosa es distinto:

En mí caso se convierte en una segunda novela cuando el desarrollo de la historia y el de los personajes te llevan más allá de lo planeado. No buscaba precisamente hacer una trilogía sino todo lo contrario, pero la historia que en un principio quería escribir, poco a poco iba creciendo y creciendo en mi mente; abriéndome un amplio camino para seguir imaginando y escribiendo...aunque no pienso en una cuarta parte.

− ¿Cual creéis que es la diferencia entre escribir y ser escritor? Explicad un poco vuestras rutinas. Inspiración, de dónde surgen las historias...¿cambian a lo largo del proceso de escritura? ¿Trabajáis con escaleta, preparáis a fondo a los personajes? El libro está en vuestra cabeza ¿o evoluciona con la escritura?

− La pregunta del millón. - sonríe Rosa- Creo que esa es una polémica que está muy presente y vigente entre los “escritores”. Creo que ante esa pregunta hay mucho que matizar. Pienso que un escritor principalmente se forma para ello. Luego está que sepa o no transmitir y llegar a la gente con sus obras. Puedes escribir escrupulosamente bien y dominar las técnicas; pero quizá tanta técnica y dominio del lenguaje, en algunos casos, sea un impedimento para atrapar al lector en la trama de una obra. Con lo cual para mí, solo escribe. Mi rutina para escribir… No tengo una rutina clara. Simplemente me pongo ante el ordenador en el momento que tengo tiempo para ello. No me cuesta hacerlo ni temo enfrentarme a una página en blanco. Nunca me ha sucedido el ponerme delante del ordenador y no saber cómo continuar con la historia.

La inspiración surge en mí en cualquier momento al igual que las historias. Todas ellas surgen de mi imaginación, de la visualizar en ella escenarios y situaciones que quiero contar. No trabajo con escaleta. La historia está en mi cabeza y evoluciona según voy escribiendo. Los personajes también los voy dando forma según avanzo en el escrito. Tan solo hago anotaciones importantes que no quiero que se me olviden.

− Escribir es un acto físico, ser escritor es un acto pasional, te vacías cuando eres escritor, traspasando los límites del papel. - comparte Rocío -Para mí es una forma de vida, algo sin lo que mi día a día no tiene sentido. Soy capaz de abstraerme totalmente porque me transformo en mis personajes, en mis descripciones, soy parte del lugar por el que caminan, soy las decisiones que toman y sufro y disfruto cuando ellos lo hacen. Para mí es algo mágico que intento que mis lectores sientan cuando abren mis libros. En mi caso concreto, la historia va desarrollándose por ella misma a medida que se va escribiendo, porque mis personajes tienen vida propia dentro de mí, y piensan actúan y cambian de opinión dentro de una misma escena, sorprendiéndome muchas veces.-

− Venga, Luisa, que me faltas tu.

− Para mi, ser escritora tiene que ver con la capacidad de transmitir, de hacer sentir y pensar, de contar historias y llegar al corazón de los lectores. Yo, para escribir parto de una idea que me lleva a una historia que se completa en mi cabeza, como empieza, como termina y lo que quiero contar. Luego ya viene el desarrollarla por escrito, pero si es verdad que a veces, los personajes evolucionan por sí mismos y toman el poder en la historia.

− Habladme del género en que podemos enmarcar vuestras novelas...¿fue una decisión consciente? ¿Porqué éste y no otro? Luisa sigue con el turno de palabra.

− Creo que yo no sería capaz de escribir de otra forma. Ni siquiera supe definir el género donde incluir mis libros...hasta que en el Registro de la Propiedad Intelectual inscribieron María, la frontera y el camino como narrativa costumbrista y me pareció maravilloso: escribir sobre lo que me envuelve, sobre lo cotidiano, lo sencillo, las luchas ...sobre sufrimientos y felicidad, alegrías y penas del día a día.

− En este momento, la trilogía de El despertar de Volvoreta está enmarcada en tres géneros: erótica, romántica y drama. - nos comenta Rosa sobre su (esta sí) trilogía -Y ya la concebí para ser una trilogía erótica , pese a que tenga otras connotaciones genéricas porque me resultó fácil a la hora de iniciarme en la escritura.

Rocío también lo tiene claro:

− Suspense, novela negra... y fue una decisión totalmente premeditada. Es el género donde me muevo más cómodamente, porque además es lo que disfruto como lectora. Y para mi es un género muy agradecido, porque provoca la gran satisfacción de jugar a adivinar, la eterna lucha entre el bien y el mal, el héroe y el malvado...y aunque es un género muy exigente, me pesa más lo bueno que lo malo y no me veo haciendo otra cosa.

− Y para ir acabando, unas preguntas más ligeritas que hemos llegado a ponernos muy trascendentales. Por ejemplo, ¿qué fetiche tenéis a la hora de escribir? ¿Un lugar, un ambiente, una música determinada?

Rocío opta por la soledad y una mesa en su habitación con vistas a una montaña plagada de arboles y verde por todos lados. Luisa se adhiere al ambiente calmado:

− Me gusta escribir muy temprano porque tengo la mente limpia y despierta. Me pongo música clásica, casi siempre de piano.

− ¿Rosa?

− Me gusta escribir en cualquier lugar. Principalmente lo hago en el salón de mi casa. Me gusta escuchar música mientras escribo. Me gusta la música comercial y según el momento elijo entre una triste, animada o romántica, según la situación que esté narrando.

− Venga, Isabel, que tú también escribes:

− Me gusta escribir mirando al mar. Pongo mis fuentes de agua en marcha para oír constantemente el sonido del agua. Enciendo un incienso y escribo. Sobre mi mesa siempre encontrarás una tetera humeante para ir sirviéndome té, un busto de William Shakespeare que compré en el museo que se ha convertido su casa de la infancia, un velón réplica del que utilizó Don Miguel de Cervantes para escribir «El Quijote» y dos plumas, una que encontré por azar y otra que me regaló mi amiga Pepa.

− ¿Cómo os enfrentáis al proceso de corrección y edición? ¿Cómo se lleva lo de corregir o recortar? ¿Creéis que es un proceso necesario?

Tras pensarlo un poco y pasar por un breve periodo de discusión y anecdotario, Luisa rompe el hielo con una risilla traviesa:

− Jijiji...Aunque haya quien no lo lleve bien, yo no me siento agredida en absoluto. No quiero que me corrijan el estilo, pero si las faltas y acentos, algún detallito en las descripciones...Pero en mi caso no me recortan, al contrario, me piden que desarrolle. Y es que tengo un defecto escribiendo, es que no se escribir paja, siempre está pasando algo en la historia.

− Mujer, no creo que eso sea precisamente un defecto...- opino.- Y tú, Rosa, ¿qué tal lo llevas?

− Soy una persona que me dejo asesorar. Quizá porque me siento muy segura de lo que he escrito con lo cual no tengo ningún problema. A la hora de las correcciones, confío en los profesionales de la editorial y en el buen trabajo que hacen al corregir... siempre revisado y aprobado por mí, claro está. Y en cuanto a recortar… No ha habido que recortar o quitar nada que no tuviese su sitio o sentido en la trama. Desde luego, para mí la corrección es un proceso necesario del que no prescindiré

− Para mí – añade Rocío- es un proceso fundamental, con la competencia tan brutal que tenemos, no podemos permitirnos aparecer con un libro mal corregido o mal presentado. Los escritores somos los responsables de presentar una historia, coherente, emocionante, bien escrita y capaz de enganchar al lector, pero necesitamos de otras personas especializadas en llegar a donde nosotros no podemos, porque no hemos adquirido esa formación que ellos o ellas sí tienen. La corrección es el remate final, absolutamente imprescindible antes de presentar una obra al mundo, además de parecerme un trabajo encomiable, meticuloso y muy riguroso, digno de mención.

− Isabel, ¿algo que añadir desde la perspectiva de la editora?

− Pues mira, cada uno de mis escritores es único. Tiene una historia detrás que le hace ser muy especial. Cada uno de ellos me robó el corazón de una forma distinta. Si algo busco en mi editorial es que cada escritor se sienta una persona especial y no un libro que reportará beneficios a la editorial. Una de las cosas que más destaco de cada uno de ellos es la humildad con la que me han permitido trabajar sus novelas en las tutorías. A nadie le gusta que le toquen su obra pero el trabajo del editor existe y entre los muchos trabajos que tiene es el responsable del resultado final de la obra. Tengo maravillosas palabras de agradecimiento para cada uno ya que yo aposté por ellos, pero ellos también apostaron por mi.

− Ahora, una fácil.¿Qué escritores os empujaron a serlo? ¿Y escritoras? Y recomendad un libro imprescindible para un escritor. ¿de quién y qué habéis aprendido vosotras?

Rocío lo tiene claro:

− Stephen King y Camila Läckberg. Y yo he aprendido de dos escritores fundamentalmente: de J.R.R. Tolkien, de como fue capaz de crear un universo imaginario, con sus personajes, sus mundos e incluso su lenguaje, de como un escritor puede inventar un mundo tan completo, y dedicar su vida casi por completo a el. Y de Stephen King, que para mí es un auténtico provocador de emociones, su libro Las dos después de medianoche, que para mí supuso un antes y un después en mi vida como lectora por el cúmulo de sensaciones que provocó en mí.

Rosa también se muestra rotunda:

− A mí me empujó, como ya he dicho, María Dueñas con El tiempo entre costuras. Me gustó la forma en la que me introducía en la historia. Lo mejor de todo es que visualizaba cada escenario, cada situación, era como estar viendo una película. Su lenguaje fácil y ágil me enganchó desde el principio. Pero no soy quién para decir qué libro es imprescindible para un escritor. Pienso que cada uno tiene o piensa en uno en concreto.

Esta vez la jefa, Isabel, también se confiesa:

− Ian McEwan y su novela Expiación fueron mis mejores maestros a la hora de escribir Gold Beach.

Luisa, sin embargo, es incapaz de decidirse por escritor alguno.

− El día que tuve mi primer libro en las manos lloré de felicidad y satisfacción. Me sentí grande y pequeña a la vez porque el libro estaba en las librerías y yo ya no importaba. Los libros, una vez que los sueltas al mundo, a volar, ya son libres e incontrolables...así que cuando publiqué el segundo, aunque mi sensación de amor fue grande, ya sabía que se publicaría. Y con el tercero...lo escribí con pasión y sentimiento ( a mi me duele escribir. A veces tengo que hacer pausas para que mi corazón descanse), que es como yo escribo. Y siempre disfruto del resultado final. Yo soy de un pueblo pequeño, Valencia de Alcántara, y el día que presenté allí mi primer libro me acompañaron hasta las autoridades del pueblo... ¡Imaginaos cómo me sentí! Y con el segundo, en los pueblos mineros del Bierzo, que sobrepasaron aforos y acogieron el libro con cariño, con el tercero en El Maresme...¡para no mantener la ilusión!

No insisto más, que su buena razón lleva, y paso a otro tema:

− Mucha gente sueña con llegar al cine...¿Porqué? ¿No es suficiente la palabra?¿Qué aportaría a vuestro trabajo? Soñemos con ello: un director ideal y vuestros actores protagonistas soñados.

− A mí me gustaría mucho que alguno de mis libros llegara al cine, sería una forma de que esas historias llegaran a mucho más público. - Esta vez si lo tiene claro Luisa- Mi directora ideal sería Icíar Bollaín y las actrices dependerían del libro escogido, pero seguro que representarían bien a las mujeres sencillas y maravillosas que nos rodean.

Rocío y Rosa también lo tienen más que pensado.

− Yo creo que uno quiere llegar al cine para ver tus palabras transformadas y disfrutar porque tus personajes han cobrado vida. - nos confiesa Rocío- Y desde luego, fijo que saldríamos del anonimato, porque es la plataforma por excelencia...En mi caso, mis últimos protagonistas están basados en actores de series que no son especialmente conocidos pero que para mí eran los ideales, Bridget Regan y Tatlor Kinney. Y para dirigirlos, Peter Jackson o Juan Antonio Bayona

− Y quizá también porque pocos consiguen llevar sus novelas a la pantalla grande. Pienso que para cualquier escritor es la confirmación de un buen trabajo y de su éxito. Es un privilegio poder ver a tus personajes cobrar vida y traspasar el límite de la imaginación para hacerlo realidad en la pantalla grande.- apostilla Rosa- Si me dieran a elegir qué actores me gustaría que interpretaran a los protagonistas de mi trilogía estos serian:Jennifer Lawrence (Marian), Haley Bennett (Andrea), Matt Bomer (Alan), Mike Bogel (Carlos)...Y un director: Roger Michell (Notting Hill)

− Ya veo que ninguna se lo había planteado, je,je...pero, hasta que el paso al séptimo arte llegue, ¿qué? ¿ Ahora qué?

− Yo soy tan feliz con mis libros publicados que no me preocupa especialmente -ríe Luisapero en cuanto pase por mi cabeza una historia que me enamore y llame a mi corazón me pondré a escribir.

Rosa también planea continuar en la brecha:

− Ahora a seguir escribiendo. A poner en manos de los lectores nuevas aventuras llenas de emoción y de sensaciones. ¡A seguir conquistando corazones!”. Mientras Rocío no les va a la zaga: “A seguir escribiendo, seguir aprendiendo y seguir trabajando, cada día con más fuerza y cada día mejor.

Isabel también apuesta por el trabajo:

− Tengo muchos sueños y metas por cumplir: quiero que mi editorial sea un referente de nuevos talentos de la literatura, que cuando presente una nueva novela, el mundo sepa que un nuevo talento ha nacido. Quiero formar en mi escuela de escritores a futuros Best Sellers. Quiero tener mi red de librerías. Quiero ayudar a que mis escritores triunfen. Quiero seguir escribiendo novelas sin parar que emocionen a los lectores. Y por último, quiero cumplir un sueño personal. Una meta que la visualizo cada noche cuando me acuesto. Un sueño que solo desvelaré cuando lo cumpla.

Y con este deseo tan hermoso y un brindis por el futuro de Angels Fortune [Editions] y sus extraordinarios escritores, damos el encuentro por finalizado y yo me marcho a casa asombrada por la capacidad de trabajo de estas cuatro mujeres, cuatro escritoras de talento, una editora infatigable, por su pasión y por su infatigable defensa del oficio que tanto aman.

Pepa España

Promotora cultural

Angels Fortune [Editions]

Pepa España Fernández

Se puede decir que nací con un libro debajo del brazo para gran sorpresa de mis familiares: en una casa donde nadie leía por afición, ni se recordaba ningún antepasado que lo hiciera, yo empecé a hacerlo a una edad muy temprana y no he parado desde entonces.

Mucho es lo que he leído y, gracias al universo, mucho es lo que me falta por leer.

Aunque empecé los estudios de Historia del Arte, me licencié en Humanidades, mientras realizaba colaboraciones con radios, fanzines, revistas, blogs, webs y lo que hiciera falta.

A Isabel la conocí en la escuela, hace ya unos añitos, y fue un auténtico placer reencontrarnos bajo las alas de Angels Fortune [Editions]. Desde aquí, intento encontrar lectores para nuestros escritores, colaborar en lo que puedo y animar a los que ya escriben tanto como a los que quieren comenzar a hacerlo.

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle