Jose Castaño

Realicé estudios técnicos y he trabajado prácticamente siempre en la Administración del Estado.  Al terminar el Servicio Militar Obligatorio, con el grado de sargento, estuve tentado en seguir la carrera militar, pero comprendí que la rigidez de la disciplina militar no era lo mío.

Así pues, me acabo de jubilar de mi puesto de director de Oficina de Prestaciones, del Servicio Público de Empleo Estatal, con lo que me he podido dedicar a lo que verdaderamente es mi pasión: escribir novelas.

De pequeño leía cuanto caía en mis manos, y antes de cumplir la veintena ya había publicado media docena de bolsilibros de misterio y terror. Pero no tardé en comprobar que la literatura, salvo para los consagrados, no daba para vivir. Y tuve que dedicarme a lo que realmente llenaba el puchero y pagaba todo lo demás. Seguí siendo un voraz lector, pero dejé de escribir, no tenía tiempo.

Así pues, el mundo de la creación literaria dejó de ser mi mundo. Por tanto no tengo ningún premio, porque no me presentaba a ninguno, ni publiqué nada más.

Con el transcurrir de los años, esporádicamente y muy de tarde en tarde, me asaltaba la necesidad de escribir. Y para acallar la llamada de la creación literaria, me embarcaba  en trasladar al papel  los primeros capítulos de una novela,  hasta que volvía a  sumergirme de nuevo en mi actividad profesional. 

Hace unos meses, al jubilarme, me encontré con cuatro originales prácticamente terminados. Uno lo envié a un concurso sin resultado alguno; otros dos los remití a varias editoriales que, en la mayoría de los casos, ni han contestado. Hasta que me decidí a publicar en Amazon. De esa manera salieron a la luz las novelas negras “El espectro” y “El monstruo”, que aunque forman parte de  la serie “Los crímenes de Torreblanca, son totalmente independientes, con el nexo común de los principales protagonistas y los escenarios, aunque estos son cambiantes. A renglón seguido la editorial Lxl me publicó “El demonio de Courcelles”, de terror, y “Bajada a los infiernos”, de suspense romántico, ambas en digital. 

Y hasta ahí llega mi incipiente carrera como escritor. He de confesar que lo que me guía no es hacerme famoso, nada me incomodaría más que perder mi condición anónima, aunque entiendo que es un tributo a pagar, pues si no eres conocido no te leen.  Y ganar dinero a nadie le viene mal, pero tampoco me anima la ambición. Yo disfruto escribiendo y deseo que alguien disfrute leyéndome.

RESEÑA

Los crímenes de Torreblanca

EL ESPECTRO

  J. C. Amador

En Torreblanca de los Caballeros, pueblo grande y vetusto de la ancha y aletargada Castilla de finales de la década de los sesenta, doña Concepción Marcos, cacique omnipotente de la vasta comarca y aledaños, rige los destinos de sus habitantes con mano férrea e implacable. Pero la petrificada rutina de aquel poblachón de campesinos es sólo aparente y salta en pedazos con el extraño suicidio de la despótica dueña de “la casa grande”, doña Concepción Marcos, que arrastra tras sí escalofriantes asesinatos de personal a su servicio. La investigación de estos crímenes irá haciendo aflorar inextinguibles odios y pasiones, soterradas durante lustros, de la mano del jefe de la policía municipal, convertido en ayudante del Oficial de la guardia civil de la policía judicial encargado del caso. Este personaje, atrabiliario, pendenciero, borracho y sin escrúpulos, es también un profundo conocedor de las entrañas del pueblo y de sus pobladores. Cínico y astuto, de pensamiento retorcido, el sargento de la policía municipal irá conduciendo al joven investigador de la guardia civil, por los recovecos y revueltas de las vidas, ocultos deseos y frustraciones que han engendrado la horrible vorágine de sangre y horror. 

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle