Dr.  Benigno Horna

La escritura como Terapia. 

¿Cómo superar el acoso o el Mobbing?
El Mobbing en el Trabajo

Para que exista un verdugo tiene que haber antes una víctima. Cuando una persona se siente débil, inconscientemente emite vibraciones que otras personas y animales entienden. Estos al percibirlas atacan al débil hasta quitárselo de encima, llegando en muchos casos -en animales- hasta la muerte del frágil.
Los primeros estudios sobre el Mobbing, fueron realizados por el etólogo y premio Nobel de 1973 en Medicina, Konrad Lorenz, estudiando el comportamiento de aves. En un principio analizó el comportamiento de pequeños pájaros que se unían para atacar a otro más grande, hasta hacerle huir o matarlos. 
En su libro sobre la agresión de las aves, publicado en 1966, realizó un amplio estudio, donde también contemplo esta provocación entre individuos de una misma especie. Lorenz no se conformó con la observación, sino que hizo experimentos para confrontar sus teorías novedosas.

¿Por qué se produce el Mobbing?

Probablemente el investigador Iñaki Piñuel y Zabala sea uno de los mayores y mejores conocedores en España, sobre esta lacra social que tenemos que superar como humanos que somos. He utilizado sus libros a la hora de apoyar a mis alumnos en las UFIL (Unidades de Formación e Inserción Laboral) donde he dado clases y conferencias entre los años 2008-10.
Allí me he encontrado con los casos más graves de Mobbing entre jóvenes en su mayoría extranjeros que según ellos, para sobrevivir, lo utilizaban con otros grupos y en algunas ocasiones, con sus propios compañeros de comunidad.
En el trabajo, suele producirse entre jefes y subalternos o entre compañeros. 
En el fondo y la forma, el Mobbing resulta muy parecido en cualquier tipo de acoso, ya sea laboral, escolar, grupos o comunitario.
Se empieza gritando, insultando, provocando, irritando a la persona afectada, hasta ir sacándola de sus casillas, sin tener en cuenta las mínimas leyes de urbanidad. 
Se suele iniciar estando a solas el acosador y el acosado y posteriormente, para acentuarlo aún más, se realizará delante de los demás compañeros de trabajo, ridiculizándolo en busca de apoyos por parte del acosador, lo que podrá llevar a un lánguido deterioro de la confianza en sí mismo y en sus reales posibilidades profesionales.
El sentimiento de inferioridad y ridículo que soporta el acosado, se acentúa aún más de esta forma y las defensas se debilitan, hasta llevar al sujeto a niveles profundos de depresión, estrés e impotencia, que son las consecuencias buscadas por el perseguidor en un proceso de desvaloración del perseguido.
En el trabajo se suele utilizar la técnica de asignar labores imposibles de realizar en una fecha determinada, impuesta por el propio acosador o la de exigir dos trabajos contrapuestos, en el que si realiza uno, deshace el otro, como si fuese un nudo gordiano. El siguiente paso que se ejecuta, es la amenaza continua para desequilibrar aún más al atormentado, hasta hacerle dimitir o conseguir lo que se le pedía. Se le modifican las fechas de vacaciones, el horario de entrada o de salida. Si es posible, se le degrada y se le baja el sueldo, desarrollando un sentimiento de culpabilidad en la víctima, que se traspasará a su vida privada.
Cuando el acosado hace un buen trabajo o tiene alguna buena idea, se le quita de inmediato y se le aplica a otro componente del grupo, degradando día a día al individuo, haciéndole que haga trabajos muy por debajo de su capacidad. 
Se le marginará en una labor repetitiva y sin ningún tipo de estímulo, ignorándolo en todo momento, haciéndole sentirse inferior a cada momento, haciendo creer a la víctima que ha cometido grandes equivocaciones, faltas u olvidos. Esto le llevará a enfrentarse a sus compañeros, amigos y familiares pudiendo transmitir su ira desatada.
En el caso de Mobbing sexual, cuando el acosador obtiene algo de lo que busca, premia a su víctima con alguna satisfacción y eso en el cerebro y en las conexiones entre las neuronas, hace que se produzcan feromonas de placer.
Se le dice, si eres bueno o buena, entonces te daré lo que me pidas, aunque en realidad, es un chantaje emocional tan fuerte, que o se supera o se hará crónico, dejará de ser Mobbing y se convertirá en maltrato psicológico.
Se le culpará de todos los males que ocurran en el trabajo y se le irá aislando día a día, hasta dejarle solo y si algún compañero le intenta ayudar, sobre este último caerá también toda la rueda de la falsedad, logrando que el afectado somatice el conflicto, pudiéndole producir enfermedades físicas o psíquicas.
Se le manipulará en su vida privada, haciéndole creer a su pareja, que le están engañando. Si todo esto no da resultado, se le bloqueará su carrera profesional, hasta pisotear su autoestima, sus valores y su vida penetrando en sus temas privados, correos electrónicos, llamadas telefónicas etc. Las consecuencias se pueden resumir en una cierta inseguridad, desaciertos, e incertidumbres.
En el caso de que el acosado pida una baja laboral, posiblemente habrá perdido la batalla, ya que la incertidumbre resulta mucho más dañina, que saber la realidad concreta. Al reincorporarse otra vez al trabajo, la violencia psicológica persistente hará que la persona tire la toalla, haciendo aún más fuerte al acosador que invariablemente buscará a otra persona para hacerle Mobbing, ya que biológicamente esto le repercutirá en una satisfacción continua. 

© Benigno Horna  

Dr.  Benigno Horna

  • Facebook - Black Circle

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle