Dr.  Benigno Horna

¿Quién y qué determina nuestro futuro?

Nuestro futuro, cuando somos libres de elegir, viene determinado más bien por las decisiones que tomamos y las acciones que emprendemos cada día que por las circunstancias que nos rodean. 


La dirección que el destino siga será aquella que previamente le hayamos indicado. 


En nuestra vida, igual que al conducir, en algunos momentos nos encontraremos atrapados, inmóviles. 


Éstos son como los atascos en las ciudades o en las carreteras: con la carretera cortada (desvíos), la autoridad nos indicará el camino a seguir pero, en muchos momentos, deberemos ser nosotros los que decidamos qué atajo tomar. 


Con el semáforo cerrado, deberemos detenernos y pensar. 
Cuando suframos pinchazos (cambios inesperados e inoportunos) deberemos cambiar la rueda (cambio de actitud).

 
Cuando se nos pare el motor (enfermedades) deberemos ir al mecánico (médico) y, posiblemente, estaremos fuera de juego durante algún tiempo. 


Cuando actuemos de una manera incorrecta y aparquemos en segunda fila (nos enamoramos de una persona que ya está comprometida o que no nos corresponde), el coche se lo llevará la grúa (perdemos algo más que nuestra estima y el respeto por nosotros mismos). 


Y al final, cuando no nos gusta nuestro coche o está viejo, lo podemos cambiar. 


¿Por qué cuando nuestra vida no nos gusta, no empezamos otra? 


No es tan fácil, usted me podrá decir. Claro que no es fácil,  pero dependiendo de cómo usted se plantee la vida, así vivirá. 
    

    <<Si usted ha sido aplastado, manipulado, humillado y continúa confiando en usted mismo, está en el camino del éxito. El que pierde la confianza en sí mismo, lo pierde todo y el que la conserva pese a todo, disfruta de  una vida plena. >> MHRP

¿Existe el destino negativo?

Sólo existe si tú crees que existe. El poeta griego Virgilio escribía: 


    <<El destino negativo no existe. No te inclines nunca ante la adversidad; más bien oponte a ella audazmente, tanto como tu valía te lo permita. >>


Sólo aquellas personas que no esperan nada del azar son dueños de su destino, ya que lo construyen día a día, marcándose unos objetivos y disfrutándolos plenamente. 


La inteligencia anula al destino. Mientras un hombre piensa es libre de hacer lo que quiera con su vida. Por tanto, es el responsable último y principal de su realización.  


Ortega y Gasset escribía: "Yo soy yo y mis  circunstancias y si no las salvo a ellas no me salvo yo". 


Las circunstancias que nos rodean influyen. Claro que influyen. Pero sólo hasta donde nosotros dejemos que lo hagan.

 
Sin embargo, el que justifica sus limitaciones vivirá siempre rodeado de ellas. Quien se supera a sí mismo, siempre será libre de elegir su destino. 


Y, ¿qué ocurre cuando el destino no nos es favorable?


Sigo citando a Ortega y Gasset cuando escribe en su libro. Qué es la filosofía: <<...porque la belleza de la vida está precisamente no en que el destino nos sea favorable o adverso - ya que siempre es destino -, sino en la gentileza con que le salgamos al paso y labremos de su materia fatal una figura noble. >> 


¿Cómo podemos hacerlo? 


Conociéndonos a nosotros mismos. Es un trabajo diario, que debemos hacer con prontitud y lealtad. Lo que realmente diferencia a unas personas de otras es la actitud que mantenemos ante la vida y cómo nos enfrentamos a ella. 
Deberemos exigirnos diariamente y no conformarnos con lo bueno o malo que tenemos, sino que tenemos que luchar por conocernos. 


Muchas personas prefieren ser como los demás y actuar como los otros lo hacen. Así no tienen que pensar, sólo se limitan a copiar  actitudes. No se angustian por ello y esa es precisamente su tumba. 


Viven de cara a la galería. Para ser reconocidos como los otros. Al mirarse al espejo por la mañana, se sienten contentos porque se ven similares a sus congéneres. 


Dejan que los demás sean quienes los juzguen en lugar de hacerlo ellos mismos.   

 

 

Lao-Tse, algunos siglos atrás, escribió: 
<<El que sabe mucho de los demás es un entendido. Pero sabio es aquel que se conoce a sí mismo. El que domina a los demás es poderoso. Pero el que se domina a sí mismo, es más fuerte todavía>>. 

 

© Benigno Horna  

Dr.  Benigno Horna

  • Facebook - Black Circle

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle