Claudia   Lola Alonso

Nacida en Toledo, España, es profesora y escritora. Ha publicado con Editorial Celya los poemarios “Cántico en elipse”  y “Leonor de espliego” y  “El cantar de los nómadas” con Editorial Playa de Ákaba, con quien también ha participado con un relato en la antología colectiva “Cosas que nos importan”. Con  Editorial Pagine de Roma ha publicado varios poemas en la antología “Reflejos”. Y guarda libros inéditos de todos los géneros.

Pronombres de colores

Ellas de naranja inundan
entre vagones y aceras
el teatro de este mundo
y la música
que  alumbra rostros de hiedra
de transeúntes y almenas
de los bloques
de las ciudades, antenas
y pararrayos y rutas
entre planos superpuestos,
que con alzados de humo
se acurrucan
en perspectivas aéreas.

¿Y ustedes? Todas las tardes
cosen el tiempo con hebras
de las esposas y amantes.
Mientras, los atardeceres
de amaranto
de sus mandiles se marchan
a la mar lejana, aquella
mar de tangos
deseados
y abiertos por vez primera
a amor evocado y cierto.
Sus zapatillas de fieltro
duermen debajo de tálamos
con tinta de los quehaceres
y el fulgor de sus abrazos.


Vosotras de oscuras olas
halladas tras la patera
de las noches,
con los vientres abultados,
entre salivas vencidas
de cuantos no lo contaron,
con las trampas de las mafias
y con rechazo,
decidme: ¿qué albergará
cada año?
Lleváis salitre en las piernas,
y algas pobres
y  culpas de instituciones
en vuestras espaldas épicas.

Nosotras, verde manzana
de la amistad   sin coraza
como los astros
celestes ,que no contemplan
las grietas  entre planetas
de sus múltiples galaxias,
solo sus formas excelsas,
solo telúricas fuerzas
de sus núcleos y cortezas,
hemos atado
juncos y trigos en trenzas,
y arroyos de hambre
dichosos  con los caudales
de equilibrio que penetran
en más cauces y riberas.

Usted de morado o añil,
escoja dejar vivir
y vivir, hágalo bien
y a menudo,
y no tema, váyase
de la tristeza,
de los complejos también,
sonrisas regálese,
por usted misma y por ir
con los suyos
a las huertas,
a las fiestas,
a las treguas,
con susurros
de seres que quieren ver
los proyectos de sus lenguas.

 

Ella, roja en su silencio,
sin novia o sin compañero,
en su espera
del corazón compartido
en pareja,
habla con quejidos cuerdos,
con barrotes de su celda,
pero cantan los barrotes
y los quejidos y un beso
toda entera la recorre,
madreperla
llevan su boca y sus senos
de paciencia,
pues el amor es su esfera.
Tú, color de luz, recíproca,
la luchadora
día tras día,
delante de los leones
del poder y sus legiones
y de todo cuanto oprima,
por defender la alegría,
por enfrentarte a dragones
que no comprenden tu cítara,
bien atesoras
cada caricia
de las edades de vida.

Yo trabajo sin trabajo,
color oliva mis ojos,
color risa mi regazo,
tengo una antigua chopera
y amores en la azotea,
y mi linaje precioso
y en las estancias
de mi ser diseño cuadros
y libros . Entre gacelas
de tolerancia
brincando miro las siembras
junto a veredas
del corazón prolongado 
y llevo puesta
en el alma la amorosa
unión de anillos alondras,
como inocencia
de amor que al amor convoca.


Contigo y conmigo voy
yo, tu  hermana.
Me doy a ti y en mí soy
pulpa de nuestras granadas
vieja y nueva
legada por las andanzas
de las mujeres de piedra,
de ansia o felicidad.
Y granadas son mi paz.

 

Para sí quiere la Tierra
su femenina mitad
de labios, ojos y huellas.
¡Que nadie lo ignore más!

¡Que nadie ofrezca tormento
y toda vida sea sal
en  bocas que aman ardiendo
con bondad,  color verdad!

Claudia   Lola Alonso

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle