Alba  Oliva   

Alba Oliva nace un 13 de mayo en Córdoba, España, y desde temprana edad siente una gran atracción por el dibujo y la pintura, lo que la lleva a estudiar Bellas Artes en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos “Mateo Inurria”. Adquirió dos diplomaturas en Magisterio: Educación Primaria y Educacional Musical por la Universidad de Córdoba, llevada por su pasión a la música; actualmente cuenta con una experiencia como pianista y compositora de más de veinte años. Comienza a escribir con once años: novela, guion cinematográfico, así como de teatro y series de televisión. Cursó estudios de artes escénicas en la Escuela Superior de Arte Dramático de Córdoba. Formación que le permitió escribir, dirigir y protagonizar varios cortometrajes, para los cuales compuso la banda sonora. 

Querido diario (de un dormilón)

     Las sábanas pulcras, blancas limpísimas, con olor a suavizante de aroma a jazmín. La ventana abierta dejando entrar el leve frescor de la mañana, que invita a taparse con la sábana aun siendo verano. Algún pajarillo ya se atreve a cantar dando los buenos días. Julito abre los ojos y durante el segundo que permanece despierto se deleita al comprobar que todo sigue deliciosamente en penumbra. Sigue soñando con refrescantes mojitos, en un chiringuito a pie de playa, de noche, en una divertida fiesta ibicenca: todo el mundo viste de blanco, en contraste con las pieles tostadas y doradas por el sol de los días en la costa. 

     Siguen transcurriendo los minutos y el sol ya empieza a imponerse por el este iluminando la ciudad. Al joven le molestan los rayos de sol  y sin abrir los ojos cierra la persiana. Le encanta la sensación de controlarlo todo con ese simple gesto; vuelve a ambientar la habitación a su gusto, la oscurece para su mejor descanso. Intenta retomar el sueño de la fiesta nocturna en la playa pero no lo consigue, a cambio, al regresar a los brazos de Morfeo, se adentra en el mundo onírico con una estimulante sensación concedida por la velocidad de una enorme y aerodinámica moto de alta gama y último diseño que atrae las miradas de las chicas más hermosas. De repente se ve acompañado por una de ellas, viajando los dos hacia el infinito. 

     El despertador de su dispositivo móvil suena. Le avisa que debe despertarse para su primer día de trabajo; el quinto en lo que va de mes. Tranquilamente piensa que merece algo más que ese trabajo mal pagado y decide no ir. Silencia el teléfono móvil sin levantar la cabeza de la almohada. 

    Duerme placenteramente a pierna suelta, hasta que la taladradora de las obras del barrio le despiertan exaltado y asustado, su corazón parece salirse del cuerpo. Se coloca unos tapones en los oídos. El estruendo se hace casi imperceptible y vuelve a dormir; pero antes de zambullirse en un apetitoso sueño su madre abre la puerta de la habitación. Le hace saber que se le ha hecho tarde y que ha de darse prisa para no llegar tarde al trabajo. Julito le dice que le llamaron ayer y que comienza mañana. Su madre le deja tranquilo, cierra la puerta despacio. Vuelve a quedarse dormido inmediatamente.

   Entra su padre. Ha llamado al trabajo, se ha informado del horario de trabajo y del día en que comienza en su nuevo empleo: hoy. 

    Su padre entra en la habitación, le quita los tapones de los oídos, le sube las persianas. Julito se despierta. Ahora sí que abre los ojos de pleno; lo primero que vislumbra en ese nuevo día es su padre con la cara desencajada.

    Y resulta que además su progenitor tiene una idea: de ahora en adelante comenzarán a trabajar juntos, será su compañero como vigilante de seguridad, en el maravilloso turno de noche. En una fábrica de levadura. Así podrá dormir durante todo el día sin problema.

             -Tu sueño cumplido- le dice a Julito su padre con todo el sarcasmo.
            A los seis meses Julito decide retomar sus estudios. A los cuatro años acaba la carrera de maestro de educación infantil y varios cursos de yoga y meditación. Un año después aprueba unas oposiciones.

           Hoy en día disfruta mucho enseñando a los más pequeños a dibujar, a leer y escribir las primeras letras…Pero sobre todo le encanta adentrarlos en el maravilloso hábito de la meditación. Cada día meditan al principio y al final de cada jornada escolar.

  Los pequeños alumnos y alumnas casi siempre tienen que despertarlo porque se queda dormido en cada sesión de meditación. Sobre todo la que realizan a primera hora.

    Y él como es el profesor siempre repite la sesión un par de veces.

Alba  Oliva

  • Facebook - Círculo Negro

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle