Alba  Oliva   

Alba Oliva nace un 13 de mayo en Córdoba, España, y desde temprana edad siente una gran atracción por el dibujo y la pintura, lo que la lleva a estudiar Bellas Artes en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos “Mateo Inurria”. Adquirió dos diplomaturas en Magisterio: Educación Primaria y Educacional Musical por la Universidad de Córdoba, llevada por su pasión a la música; actualmente cuenta con una experiencia como pianista y compositora de más de veinte años. Comienza a escribir con once años: novela, guion cinematográfico, así como de teatro y series de televisión. Cursó estudios de artes escénicas en la Escuela Superior de Arte Dramático de Córdoba. Formación que le permitió escribir, dirigir y protagonizar varios cortometrajes, para los cuales compuso la banda sonora. 

MENSAJE DEL ÁRBOL DEL SENDERO

Lluvia de la vida que las almas crea. Almas que conozco en mi existencia longeva. Algunas son amigas viajeras desde su bonita infancia hasta su ancianidad infinita. Y me hablan, y me halagan exaltando la grandeza de mi sobra y cuán alto he llegado a ser a lo largo de su tiempo. Y recuerdan su niñez bajo mis hojas perennes; se lamentan de su marcha mientras yo quedo aquí, como un templo, testigo de otras vidas, otras almas. 

Por eso no te aflijas caminante, senderista, deportista o paseante. No zozobres por mi aparente quietud. No estoy parado, y aun si lo estuviera, sé que muchos buscan la quietud para viajar hacia dentro, los veo junto a mí meditando, estáticos e imperturbables en su postura de loto. No estoy inmóvil, tengo una gran vida interior muy dinámica en todos los sentidos: en lo material y espiritual. Porque la parte inferior de mi ser busca bajo tierra, en un mundo maravilloso lleno de animales con los que interactúo, lleno de alimento, de piedras preciosas que deleitan mi camino por las profundidades de la madre tierra, formando una red de comunicación con mis otros hermanos y hermanas árboles y plantas. Es una fiesta. Porque en mi terreno soy espíritu; busco lo que todo ser humano intenta alcanzar: la Luz. Y por ello crezco, me elevo hacia ella, es mi madre; la que me ayuda a generar mi propio alimento. Bello milagro. Y otro más hermoso cuando las almas cogen mi fruto y las veo saborearlo. 

Alba  Oliva

  • Facebook - Círculo Negro

Sí, yo puedo ver, con todas las partes de mi cuerpo veo el mundo. Este mundo que contigo comparto. Camino errante bajo la tierra y vuelo lento hacia el cielo. Aprendo de los nómadas errantes que hablan en voz alta para que los escuche. Les contesto con mi olor, con el baile de mis hojas: es mi idioma, y lo entienden, algunos me abrazan y lloran sus penas en mi tronco. Les alivio con la energía que vibra en mí. Todos vibramos, todos somos amor.

También soy peregrino descubriendo otros paisajes mientras crezco. Ahora alcanzo lejos junto a otras copas divisando montañas que no conocía, siento lo que ellas me inspiran, desde la lejanía.

Te ayudo a respirar, a vivir. Te oxigeno. Me encanta mi trabajo. Hacer algo tan vital para los demás es y me da la vida. Me siento tan útil y ligado al mundo que no puedo hacer otra cosa que agradecer mi existencia como árbol.

Siente alegría por mí, soy un privilegiado. Como tú soy la vida, formo parte de ella y la vida es posible por mí. Y por ti, todos impregnamos el mundo igual que él nos baña a cada instante.

Quiero ser árbol, ser testigo de los visitantes risueños, de sus respiraciones, sus amores, ¡oh! sus amores. Aunque a veces duela el corte de sus navajas en mi tronco firmando un nuevo amor, dejando cicatrices de corazones y nombres tras un beso furtivo adolescente. Perdono la herida bajo el pretexto del amor inocente. Y luzco la marca eterna de ese sentimiento, lo llevo a gala para que inspire a otros al amor. En pequeña obra de arte la convierto alojada en madera fuerte.

Doy cobijo a los animalillos en noches de lluvia y mañanas de rocío helado.

Soy eucalipto, soy naranjo, manzano, cerezo, abedul; ciruelo, ciprés, encina bajo un cielo azul, o gris, lluvioso o repleto de relámpagos y truenos; estrellado y precioso, amando a los buenos, calmando a los malos. Soy más que unos palos, soy un árbol. Poesía de poetas soy; inspiración para artistas que me pintan. Trabajo en servicio de las almas, siendo alma yo también. Yo medito, pienso y siento: soy ser. Un ser vivo, sentiente, con otro lenguaje, las mismas emociones expresadas en este paraje, que si lo miras atentamente habla, todo el bosque te habla al unísono; somos una orquesta para ti. Muchas almas nos entienden, algunas trascriben nuestra música, el mensaje. 

Alguna escritora habrá que traduzca mis palabras a su idioma. Y así otros las lean con el mismo amor que huelen mi aroma.

Tú hueles a libros, a páginas, al papel que saldrá de mí, donde tú escribirás palabras. Tú eres la escritora que con mi mensaje otras mentes abras. Tú verterás mis emociones y reflexiones en otra alma que te lea, alegre o apenada. Te doy las gracias y te digo: de nada.

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle