Alba  Oliva   

Alba Oliva, nace en Córdoba el 13 de mayo de 1980.


Tras finalizar sus estudios de Bellas Artes en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos Mateo Inurria (Córdoba) en el año 1998, la autora adquiere la Diplomatura en Educación Primaria así como en Educación Musical por la U.C.O. (Universidad de Córdoba, 2001). Ingresa en el Cuerpo Nacional de Policía en el año 2005 movida por una fuerte vocación, sin dejar de lado todas sus inquietudes artísticas. Es autora de la novela "El color del ritmo" (Editorial Amarante, 2018). Así mismo, ha publicado más de veinte relatos en una revista cultural con difusión en Estados Unidos, buena parte de Lationamérica y Europa.
 

Ha compaginado su profesión como agente de policía con el mundo artístico, exponiendo sus colecciones de pinturas al óleo sobre lienzo en diferentes salas, proyectando sus cortometrajes (para los que compuso su música) y, sobre todo, desarrollando la creatividad literaria.

SUEÑO LÚCIDO

Caras borrosas, rostros que cambiantes, formas extrañas que ella aceptaba de forma natural. Formaban parte de una realidad onírica en pleno proceso RAM, en el que los ojos se mueven rápidamente sin ser consciente de ello. Un pájaro con cabeza de perro, de su dálmata, un coche cayendo por un precipicio para aparcar suavemente junto a un arroyo, y nada le parecía raro. Un caos de sinsentidos ordenados. Todo estaba a su alrededor desarrollándose de la manera más surrealista. Pero estaba conforme, era un sueño. 

Hasta que surgió una chispa en su mente, en su cerebro. «Estoy soñando» dijo, «esto es un sueño, quiero despertar» y no pudo. Tuvo miedo, se puso nerviosa, el agobio y la ansiedad fue creciendo. «Soy inteligente, contrólate, disfrútalo». Optó por sentir el placer de un sueño controlado desde una lucidez extraña. Intentó volar y no lo consiguió. Subió a la azotea, no dudó en ningún momento de que estaba soñando. Saltó, no voló, cayó, lógicamente sin hacerse daño alguno. Las caras ya no cambiaban, las secuencias respondían a una forma más coherente, procedían de una forma menos disparatada. Ella controlaba dentro de lo posible, ¿o tal vez eran procesos cerebrales inconscientes, fruto de haberse dado cuenta de su situación? 

De pronto voló, sólo dio un salto y salió volando, no dominó su andanza en las alturas pero sí su estado de tranquilidad, en todo momento se decía: No me va a pasar nada, esto no es real. Le surgió un pensamiento filosófico: Bueno, no es la realidad que se corresponde a estar despierto, pero ahora mismo es la realidad que me ocupa, esto es lo que estoy viviendo. 

Todo se desmoronó dentro de ella cuando se acordó de en qué lugar estaba durmiendo. Quiso ir a ese lugar. Estaba asustada. «¿Qué será de mí, cómo estaré cuando despierte?»

Y despertó. Después de un es coma, Melisa despertó.

«Ahora esta es mi realidad, tengo que ser fuerte y afrontarla, con todo lo que me quede superar por delante».

LOS QUE MIRAN LAS ESTRELAS

Presionas aquí para adquirirlo

Sinopsis

“Los que miran las estrellas” es un thriller policial donde acontecen varios casos basados en hechos reales, siendo uno de ellos la columna vertebral de gran parte de la novela. La trama se mueve en una historia coral en la que seis personajes principales sólo tienen en común un gesto: mirar las estrellas en momentos de consternación. La autora compara la conexión paulatina o repentina de los personajes con la forma en que los astros, nebulosas y otros objetos del cosmos interactúan entre sí, empujados prácticamente por las mismas leyes.
 

El más allá, con la narración de varias experiencias cercanas a la muerte, será una constante a lo largo de toda la novela, con toda la amalgama de giros que ello conlleva.

Alba  Oliva

  • Facebook - Círculo Negro

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle