Alba  Oliva   

Alba Oliva, nace en Córdoba el 13 de mayo de 1980.


Tras finalizar sus estudios de Bellas Artes en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos Mateo Inurria (Córdoba) en el año 1998, la autora adquiere la Diplomatura en Educación Primaria así como en Educación Musical por la U.C.O. (Universidad de Córdoba, 2001). Ingresa en el Cuerpo Nacional de Policía en el año 2005 movida por una fuerte vocación, sin dejar de lado todas sus inquietudes artísticas. Es autora de la novela "El color del ritmo" (Editorial Amarante, 2018). Así mismo, ha publicado más de veinte relatos en una revista cultural con difusión en Estados Unidos, buena parte de Lationamérica y Europa.
 

Ha compaginado su profesión como agente de policía con el mundo artístico, exponiendo sus colecciones de pinturas al óleo sobre lienzo en diferentes salas, proyectando sus cortometrajes (para los que compuso su música) y, sobre todo, desarrollando la creatividad literaria.

OCHENTA Y DOS AÑOS

Una vida repleta de placeres y sinsabores; de momentos de júbilo y peliagudas enfermedades: una carrera de fondo. Por el camino, una esposa maravillosa, tres hijos y una hija, en el último tramo del sendero, cuatro nietos.

Trabajé honradamente siempre en la misma fábrica, desde el cargo más bajo hasta el más alto. Respetado y vapuleado a partes iguales, no sé si eso será aquello que llaman equilibrio, pienso se trata de algo distinto y que lo estoy experimentando ahora, a mis ochenta y dos años. Me alegro de mi edad, mi mejor momento. Me agrada la tranquilidad asegurada día tras día, aunque aceche un paro cardíaco a la vuelta de la esquina, siendo esa mi muerte natural. El sosiego ya ha cogido a la aceptación de la mano. 

Transitando por la luz y la penumbra de los años turbulentos y de calma chicha; de aires turbios y apacibles; de cumbres borrascosas y lagos de serenidad sempiterna, aprendí más de lo bueno que de lo contrario. Me arrimé siempre al lado de los árboles, evitando las amenazantes zarzas: aquella gente tóxica de caretas angelicales, que alguna vez resultaron victoriosas por su cultivada hipocresía. El daño no causó nunca dolor en mí, por el poder de la conciencia, que siempre me permitió dormir plácidamente.

En este estado de plenitud han ayudado diversos acontecimientos, ciertas experiencias paranormales que me llevan a la seguridad de otra vida después de ésta. Conocí gente con el don de la premonición, y viví aquello que predijeron, asistí a sesiones de espiritismo, en las que platos y vasos se movieron por influencia de alguna entidad de otro plano, incluso mi corbata se elevó, pude ver el pico de la misma ante mis ojos. Me sometí a dos sesiones de hipnosis regresiva; en una fui un sirviente en un palacete al norte de Francia; en otra fui un ser de otro planeta que por momentos emitía sonidos guturales. Todo ello pude verlo en las grabaciones. Puede que estuviera soñando en esas sesiones, un sueño profundo provocado por un estado alterado de consciencia; pero lo que no puedo explicar es cómo podía hablar yo ese francés tan fluido cuando yo jamás aprendí una palabra de ese idioma.

¿Se puede estar cansado de vivir? Esa es mi pregunta, mi respuesta: sí, por momentos, la cosa va por días. Muchas veces pido a lo que sea o a quien sea, siempre mirando hacia arriba, no sé por qué: un par de añitos más, y después ya… Otras veces pido un lustro. Luego vienen esos días en los que estoy cansado de vivir y siento que ya es el momento. Ya no me pregunto si le temo a la muerte porque sé que no existe.

¿Dios? Claro que sí, aunque no sepa su nombre ni el porqué de muchas cosas, ya me enteraré. 

Mucha mentira y mucha verdad que no quiere verse. Todo se mueve por miedo y por amor. El miedo tiene muchas ramas: envidia, ira, violencia… El amor, ninguna, es puro, es sólo eso.

No necesito aprender más, el resto lo aprenderé tras el punto y seguido. 

Ganar y perder son conceptos tan bien inventados como el tiempo, nada de eso es real. Se han inventado tantas cosas para controlar tantas cosas… Ahora estoy cansado, me siento cansado, más cansado que nunca. En este mismo instante siento un cansancio apetecible que jamás experimenté. Ahora…estoy realmente cansado.

Quizás haya escrito estas líneas porque…

LOS QUE MIRAN LAS ESTRELAS

Presionas aquí para adquirirlo

Sinopsis

“Los que miran las estrellas” es un thriller policial donde acontecen varios casos basados en hechos reales, siendo uno de ellos la columna vertebral de gran parte de la novela. La trama se mueve en una historia coral en la que seis personajes principales sólo tienen en común un gesto: mirar las estrellas en momentos de consternación. La autora compara la conexión paulatina o repentina de los personajes con la forma en que los astros, nebulosas y otros objetos del cosmos interactúan entre sí, empujados prácticamente por las mismas leyes.
 

El más allá, con la narración de varias experiencias cercanas a la muerte, será una constante a lo largo de toda la novela, con toda la amalgama de giros que ello conlleva.

Alba  Oliva

  • Facebook - Círculo Negro

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle