Xavier Eguiguren

Xavier  Eguiguren, nace en Clemont Ferrand (Francia), en el año 1969, hijo de emigrantes españoles. En 1978, regresa a España, concretamente a la castellana ciudad de Valladolid, lugar en el que reside hasta el año 1989, momento en que ingresa en el Cuerpo de la Guardia Civil.

Destaca el primer destino, en Barcelona, seguido de lugares tales como Eibar, y Unidad Antiterrorista en San Sebastián (Guipúzcoa), estas últimas ubicaciones de una hostilidad absoluta e inmersas cronológicamente en una etapa sanguinaria de la banda terrorista ETA. Reseñar entre sus destinos otros puntos conflictivos como la Ría de Arosa (A Coruña), Madrid, etc…

Durante su permanencia en Asturias como agente de la Guardia Civil, se ha ocupado durante cinco años de la protección de las víctimas  de  violencia  de  género.

Activista contra la violencia de género y el acoso escolar, publica artículos referidos a casos reales de violencia, en revistas tales como, “Letras de Parnaso —Cartagena, Mandrágora—Chile, y en la página oficial de la UNEE (Unión Nacional de Escritores de España).

Ha participado como colaborador en la radio RTPA, en espacio “Ni una menos con Xavier Eguiguren”, movilizando y concienciando contra la violencia sobre la mujer y los niños, a manos de sus parejas o esposos las primeras, y los últimos en ocasiones asesinados por sus padres.

Autor de los textos sobre la violencia de género, integrados en el título “162 huérfanos”, trabajo con el que participa en el libro “Algo que decir”, del Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia.

Actualmente reside en la ciudad de Oviedo. Cursa estudios  de Historia del Arte en  la  Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Publica su primera obra literaria en el 2016, cuyo título es “Infierno, cielo, y en la tierra un traje verde”. Aborda pequeños retales de la vida de un agente de la Benemérita y su síndrome del norte.

Integrado en un proyecto de nombre Educando en Justicia Igualitaria en Asturias, realiza ponencias en diferentes centros escolares sobre violencia de género. Forma parte de la entidad Escritores pro Derechos Humanos del Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia, es delegado en Asturias.

Colabora con otras publicaciones, diferentes géneros, viajes, caminos de Santiago, terrorismo, en las revistas, Enki, El Monárquico, Liter Nauta, La Alcazaba y en Atlántica XXII. Cooperante, columnista en el diario de Asturias, La Nueva España.

Publica su segundo trabajo literario con fecha febrero de 2018, “730000 pasos sobre los caminos de Santiago”, consigna un entrelazado de pensamientos, paisajes, mitos, leyendas y reseñas históricas, que el propio autor y peregrino encuentra en los caminos de Santiago, primitivo y portugués.

Inmerso en la publicación de un libro infantil de nombre “Cuenta mis dibujos papá”, este trabajo se expondrá en el mes de septiembre actual, en un encuentro internacional de escritores en la ciudad de París.

ABUELITO, ¿QUÉ PASÓ EN MARZO DEL 2020 EN ESPAÑA?

Javier tiene 83 años, es el abuelo de Diego y de Celia. Diego es un niño alto y moreno, tiene 16 años, es muy estudioso; quiere ser científico en un laboratorio. Javier está convencido de que algún día Diego encontrará el antídoto contra la infelicidad. Celia tiene 14 años, quiere irse a vivir a Estados Unidos. Le gusta la música, el baile y según dice, pasa de todo lo malo. Quiere cambiar el mundo.

Javier está sentado en su sillón, ese que hace que se sienta cómodo y tranquilo. <<Le gusta llamarlo el rincón de pensar>>.

__¡Diego, Celia!, ¿de verdad queréis cambiar el mundo? Hace muchos años otra generación de niños, padres, madres, abuelos y abuelas, se dieron cuenta de que el mundo era feo y egoísta. Un virus obligó a todos los habitantes del planeta tierra a quedarse en casa sin poder salir. Recuerdo que en España fue en el mes de Marzo de 2020.

__Abuelo, ¿qué pasó en Marzo del 2020? __ preguntan Diego y Celia al mismo tiempo.

__Podéis sentaros, os lo voy a contar, __dice Javier. __Hace muchos años conocí a una niña que se llamaba Celia, como tú.

Y Javier apoyó la mano en la cabeza de su nieta.

_La pequeña Celia vivía en la habitación 57 del hospital Gregorio Marañón de Madrid; estaba enferma; tenía una enfermedad llamada Coronavirus. Por la noche le subía la fiebre, aún así le gustaba soñar que vivía en un castillo que era una cama con una gran torre rodeada por un muro con almenas. Una puerta enorme cubierta con una reja era la entrada de la fortaleza. La niña se estiraba y tocaba un poquito con sus pies la barandilla de la cama que antes había imaginado como esa gran reja que protegía la fortificación, haciendo más terrible la entrada del castillo imaginario.

Y el abuelo se quedó un rato pensativo con la mirada fija en la pared del salón. Continuó con la interesante historia.

Celia, pensaba en un foso profundo; tenía los ojos cerrados pero los movía muy rápidamente debajo de sus párpados, eso quiere decir que estaba soñando. <<Hablad bajito todos duermen. Los más peques, queréis cocodrilos en las zanjas del fortín. Celia prefiere sólo un río profundo sin nada más>>.

En el pensamiento algo extraño ocurría; cambiaban los colores y los olores. Un dragón salió volando y de su boca abierta salían llamas; sobre el lomo del animal sentada estaba nuestra pequeña, los dos se elevaban hasta lo más alto del cielo. 

__Ya casi no veo el castillo, es pequeño, minúsculo y ahora acaba de desaparecer.

__Gritaba Celia.

Hay un armario en la habitación; es una gran caja metálica de color blanco, y sale luz del hueco de la cerradura. Se escucha una voz en la oscuridad que dice: <<Celia, abre la puerta del guardarropa, dale a la manilla>> <<CLICK>> es el sonido de la cerradura, y la puerta se abre. Hay una carretera que serpentea hasta desaparecer sin dejar rastro entre una maraña de árboles de colores: verde, rojo, amarillo y azul. Un mundo escondido en el ropero de la habitación cincuenta  y siete del hospital Gregorio Marañón.

Celia introduce un pie, a continuación el otro y el cuerpo entero, hasta cruzar al otro lado. 

<<Tengo un poco de miedo, voy a caminar despacito sin alejarme mucho de la puerta, piensa la niña exploradora>>. Un paso, otro, otro y otro más, ya ha perdido la cuenta.

Caminaba la pequeña sin hacer ruido; no había pájaros ni voces, solo silencio. Daba miedo un camino tan solitario. Una senda pintada con tiza que sube y baja, derecha e izquierda. Va por donde le apetece. En el camino alguien ha dibujado una gran boca que sonríe con tres dientes. Es una sonrisa graciosa.

Que bonito es el bosque de los mil colores; en lo más profundo hay un claro con seis casas. Celia toca la pared de una de ellas y prueba su sabor a chocolate. Las seis casas se convierten en dieciocho, con sus ladrillos de chocolate blanco. Dieciocho casas que al principio fueron seis y ahora mismo son doce. Doce casas blancas con techos de caramelo. Hay un cartel de bienvenida del tamaño de un trasatlántico que dice lo siguiente: Matemáticas de chocolate.

Entre unas piedras que forman un círculo se ven unas brujas y brujos. <<Si en casa os ponéis la ropa del revés y camináis hacia atrás, se os puede aparecer una bruja o un brujo, ¿lo sabíais?>>

Recitan esos seres unas pócimas utilizando palabras extrañas y conjuros con ritmo y cantarines. Las brujas se agarraban de las manos. Un brujo removía en un caldero un líquido naranja, seguro que con ingredientes procedentes del infierno.  Huevos podridos mezclados con tres sapos, dos ojos de ratón bizco, siete rabos de gato sin rabo y dos tripas de piedra. 

Se supone que las brujas y brujos son terroríficos.  El señor con barba y gorro puntiagudo que remueve con un cucharón el brebaje en la olla, está preparando una medicina; mira a Celia y dice: el remedio contra el Coronavirus.

De pronto Celia ha despertado y ha dicho:

__He soñado con brujas y brujos que son como mamás y papás diciendo: << tranquila ya estás curada; los españoles se están curando, el mundo entero se está curando>>. Pero claro, esto es solo fantasía.

Pero al abrir el guardarropa se  encontró con una nota que decía: <<Cuéntale tu sueño a quien ocupe la habitación 57. Para ti esta medicina contra el Coronavirus que te hemos dejado.

Gilda la bruja>>.

__¿Sabéis quién era esa niña? __ pregunta el abuelo.

__Vuestra mamá. __Sonríe Javier.

Diego y Celia quedaron sorprendidos.

__Vaya, abuelo, que historia más bonita __dicen Diego y Celia al mismo tiempo. 

__ Cuando vuestra madre venga de trabajar, dadle un fuerte abrazo y decidle de mi parte que la quiero mucho.

Fin

Xavier Eguiguren

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle