Xavier Eguiguren

Biografía: Xavier  Eguiguren, nace  en Clemont Ferrand (Francia), en el año 1969, hijo de emigrantes españoles. En 1978, regresa a España, concretamente a la ciudad de Valladolid, lugar en el que reside hasta el año 1989, en ese momento ingresa en el Cuerpo de la Guardia Civil.

Destaca el primer destino, en Barcelona, seguido de lugares como Eibar, y San Sebastián (Guipúzcoa), estas últimas ubicaciones de una hostilidad absoluta e inmersas cronológicamente en una etapa sanguinaria de la banda terrorista ETA. Reseñar entre sus destinos otros puntos conflictivos como la Ría de Arosa (A Coruña), Madrid, etc…

Durante su permanencia en Asturias como agente de la Guardia Civil, se ha ocupado de la protección y seguridad de las víctimas de la violencia de  género.

Publica artículos sobre la violencia de género y el acoso escolar, en revistas tales como, Letras de Parnaso —Cartagena, Mandrágora—Chile, en la página oficial de la UNEE (Unión Nacional de Escritores de España); en Atlantica XXII (Revista de Pensamiento).

Ha participado como colaborador en la Radio Televisión del Principado de Asturias, en el espacio «Ni una menos», abordando casos reales de violencia sobre la mujer y los niños. Ha intervenido en el espacio de radio «Caminos», programa Asturias X2 de la Radio Television del Principado de Asturias, junto con el historiador Álvaro Solano, recorriendo a través de la historia, mitología y literatura el Camino de Santiago Primitivo.

Autor de textos sobre la violencias, con los títulos: «162 huérfanos» y «Acoso escolar»; trabajos con los que ha participado en dos ediciones de la colección: Algo que decir — Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia.

Actualmente reside en la ciudad de Oviedo. Cursa estudios  de Lengua y Literatura en  la  Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Publica su primera obra literaria en el 2016, de título «Infierno, cielo y en la tierra un traje verde»; aborda pequeños retales de la vida de un agente de la Benemérita y su síndrome del norte.

Forma parte de un proyecto de nombre, «Educando en Justicia Igualitaria» en Asturias, integrado por jueces, fiscales y abogados, junto con los cuales realiza ponencias en diferentes centros de enseñanza secundaria sobre violencia de género. Forma parte de «Escritores pro Derechos Humanos» del Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia, es delegado de esa entidad en Asturias.

Ha publicado sobre viajes, caminos de Santiago, terrorismo, en el periódico El Monárquico, revista Liter Nauta, La Alcazaba, en la revista Visítame Magazine — New York y en el diario Long Island al día — New York. Colaborador en el diario del Oriente y en el diario La Nueva España — Asturias. Integrado como coordinador para el continente europeo de un prestigioso Encuentro Internacional de Escritores Iberoamericanos en París. Delegado de la unión de escritores de España en Asturias; corresponsal y articulista de la prestigiosa revista Enki — Mallorca en Asturias; columnista en El Pitazo — Venezuela (Diario galardonado con el Premio Ortega y Gasset 2019, y Premio Gabo 2019).

Publica su segundo trabajo literario con fecha febrero de 2018 de nombre «730000 pasos sobre los caminos de Santiago», pensamientos, paisajes, mitos, leyendas y reseñas históricas que el propio autor encuentra en los caminos de Santiago primitivo y portugués.

Publica un tercer libro con la editorial Babidi bú: Papá ¡cuenta mis dibujos!, proyecto utilizado y aconsejado por docentes tanto nacionales como internacionales por los valores que lleva implícitos. Actualmente, Papá ¡cuenta mis dibujos! se halla en centros escolares nacionales de: Asturias, Galicia, Cantabria, Madrid, Aragón, Murcia, Mallorca, Castilla y León; e internacionales en París y Panamá.

Investido Académico Correspondiente de la «Academia Internacional de Ciencias Tecnología y Humanidades» de Valencia, el día 09 de noviembre de 2019.

Camino de Santiago de la Costa

El Camino de Santiago de la Costa es parejo en antigüedad con el Camino Francés; utilizado por los peregrinos procedentes de los puertos de la Europa Septentrional. Los caminantes desembarcan en los muelles de las villas que poblaban la costa del mar Cantábrico, para peregrinar a Santiago.


Nos adentraremos por las tierras del norte de España, caminaremos  paralelos a la costa de Asturias; costa e interior de Galicia, hasta la mismísima tumba de Santiago el Mayor en Compostela.


Etapa I: El puente: De Bustio a Llanes


Me moría por volver al camino. Buscando un lugar soñado, he encontrado un principio en la costa donde naufragar, y el final de la senda  en la que poder dar gracias.


He trenzado mi cuerpo a una celosía de metal; una estructura fuerte con un corazón que late al compás del caminar de los romeros ligeros de equipaje.


Paso a paso se hace el camino, y en éste punto concreto una imagen única y eterna se perfila en la retina, pero no una cualquiera, sino este puente de hierro que suelda las orillas cántabra y asturiana. Se baña esta porción de tierra que ahora mismo pisa el caminante con las aguas del río Deva.

¿Ven?, el armazón metálico es lanzado literalmente a la otra orilla, a un lugar llamado Bustio. Un hermoso enclave y punto de partida del camino de Santiago de la costa por  tierras asturianas.


¿Quieres caminar conmigo lector?, ¿si?, pues cierra los ojos y conviértete en el espectador de mis pensamientos: imagina que el verano es eterno; que silban algunas gaviotas sin melancolía. Calladas se encuentran tres de esas aves peregrinas del mar, apoyadas en uno de los pies ciclópeos de nuestro puente, si, ése que es testigo del desposorio cántabro Astur. Sueña que los pies del sol caminan por el firmamento e inciden sobre la fachada de un palacete de 1925, y de nombre Villa Delfina, en Bustio,


¡Virgen Santa!, se inclina el plano de nombre inclinado. La mochila de otro peregrino toca el azul del cielo y, de nuevo el reluciente sol nos muestra el camino a la antesala de la villa indiana por antonomasia, concretamente a la capilla de Nuestra Señora del Carmen.


A paso firme nos encontramos frente a la iglesia de Santa María de Colombres; estructura rehabilitada en el s. XIX; en sus entrañas se encuentra mi cuerpo estático, respirando muy profundamente.


Cada paso es ceniza, transcurre un segundo y ya no existe. Sólo preguntan por ti las piedras añejas de bordes romos que integran el puente medieval del Campo sobre el río Cabra en La Franca. Traumática desolación el olvido sistemático de millones de peregrinos sin nombres.


Lugares como Buelna y la casona del Conde del Valle. La iglesia de Santa María. Pendueles, Vidiago. ¡Vamos!, sigue caminando, se que estás cansado pero a la vez fortalecido. Puertas de Vidiago, los grabados neolíticos en el ídolo de Peña Tu, tan sublime  el humano como su puñal. Escucha el silencio.


San Roque del Acebal y la Iglesia de San Roque. Una leprosería de nombre San Lázaro de Cañamal se ubicó en las inmediaciones, y en ese lugar en plena Edad Media esto ocurría: “Se hicieron más livianas las pústulas y la incipiente destrucción del cuerpo en forma de llagas que se superponían hasta la aniquilación absoluta, que ya era un poco menos absoluta”.


Un caballero Lazarista cuidaba a los leprosos; un hospitalero al peregrino. Ultreia les digo  y ambos al mismo tiempo me responden, Suseia.


¡Qué precioso el  puerto de Llanes!

Xavier Eguiguren


Corresponsal en Europa para “Visítame Magazine”.
 

Xavier Eguiguren

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle