Pilar  Nicolás María

Pilar Nicolás María, nació un 13 de mayo en Valladolid donde reside. Ha ejercido durante varios años como profesora de formación profesional, participando en diferentes Congresos relacionados con el mundo educativo. Actualmente continúa en colegios y bibliotecas de diferentes provincias, dando conferencias sobre literatura, compaginado con la publicación de cuentos basados en refranes, en el periódico AG Castilla y León. Así mismo ha formado parte del jurado en el III concurso de Escritura de la Fundación Social ASVAI de Valladolid.

EL QUE DE LA ENVIDIA SE DEJA VENCER SE EXPONE A PERDER

Había una vez un circo, que como casi todos, era itinerante y se dedicaba a ir de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad, ofreciendo un espectáculo circense que deleitaba a todos los que a él asistían. Ofrecía una función divertida, entretenida, con malabaristas, contorsionistas, forzudos, payasos y magos; y en este circo, no solo había un mago, sino dos.

Los dos magos eran amigos, pero… uno de ellos era muy bueno con los trucos de cartas. Si bien el otro era también muy bueno haciendo otros trucos y magia con cartas, alguna que otra vez, sentía algo de envidia al ver a su compañero triunfar con aplausos y gritos al hacer esos difíciles y espectaculares trucos con cartas. 

Acababan de terminar de ofrecer su espectáculo artístico en un pueblo y se dirigían a otro, cuando oyó a sus compañeros felicitar al otro mago por el gran éxito que había tenido su número de magia con las cartas. En ese momento se sintió mal, muy mal. Eso no era justo, él también era mago y aunque no fuera tan bueno con las cartas, hacía cosas muy difíciles, pero parecía que a nadie le importaba su trabajo. Ahora sí que tenía envidia, aunque más que envidia era resentimiento. Así que tomó una decisión drástica, boicotear el trabajo de su compañero.

En una de las paradas que hicieron para descansar, se quedó vigilando la caravana del otro mago  y cuando vio que se marchó, se metió en ella. Nada más entrar vio un par de juegos de cartas sin estrenar  –Seguro que estas son las que utilizará en el próximo pueblo- Pensó, y sin más, cogió los tacos de cartas y con mucho cuidado despegó el celofán que las cubría, sacó tres cartas de cada mazo y con mucha habilidad volvió a pegar el plástico para que no se notara que las había manipulado, después se marchó como si no hubiera pasado nada. Ya estaba satisfecho, esta vez todos los aplausos serían para él, ya que al faltar cartas a su compañero, no le saldrían los trucos. 

Retomó el viaje con más entusiasmo. En un momento del camino se le acercó otro compañero del circo, se saludaron y éste empezó a comentar el éxito que el otro mago tenía con los juegos de cartas, él que después de lo que había hecho sabía que esta vez su número sería un desastre, le daba la razón, interesándose por los trucos y las cartas. El compañero del circo sugirió que tal vez la destreza con las cartas, fuera debida precisamente a eso, a las cartas, ya que él mismo, alguna vez se había encargado de pedirlas a una fábrica que tenía fama de hacer las mejores y más agiles barajas del mercado. Aquello le intrigó y preguntó qué fábrica era; su amigo le dijo que no recordaba la dirección ni el teléfono, pero que lo tenía apuntado en su caravana, si estaba interesado en una baraja de esa empresa, se la podía pedir. Por supuesto estuvo de acuerdo y le pidió encarecidamente que lo hiciera cuanto antes, quería esa baraja nueva para cuando llegaran al próximo pueblo. 

Estaba eufórico, no solo a su compañero de magia no le saldría bien el número con las cartas, de eso ya se había encargado él, sino que ahora con esa nueva y especial baraja, su triunfo era seguro.

Los días pasaban de camino al próximo pueblo y sus cartas nuevas no llegaban, estaba nervioso, pero el mismo día que llegaron al pueblo donde actuarían, su compañero le entregó dos flamantes barajas nuevas. Estaba entusiasmado por tocarlas y ensayar sus trucos, pero habían llegado tan tarde que ya no le daba tiempo, el espectáculo empezaría en breve y tenía que preparar todo.

Decidido a triunfar salió a la pista con una gran sonrisa, comenzó el truco, pero… ¡Qué decepción! ¡No salía bien! ¿Qué estaba pasando? La gente incluso murmuraba; decidió hacer otra cosa, aquello de las cartas había sido un desastre. Cuando terminó estaba  furioso, su número de cartas había salido tan mal como nunca le había pasado. Solo le quedaba el consuelo de que su compañero de magia fracasara como lo había hecho él. 

Y por fin llegó el turno del otro mago. Como siempre comenzó con diferentes trucos, para terminar con su espectacular número con las cartas. Fue todo un éxito, como siempre, le salió perfecto, todo el público aplaudía. No entendía nada, si le había quitado cartas ¿cómo era posible que le salieran bien los trucos? Pero lo que no concebía era porque a él no le salieron. Solo había una explicación, su amigo le había engañado y las cartas que le dio, no eran de la misma fábrica que las del otro mago; enfadado se fue a buscarle.

Cuando le encontró, le dijo que era un mentiroso, las cartas no eran de la misma fábrica que las del otro mago, le había engañado… su amigo asustado le aseguró que sí eran de la misma empresa, es más, eran las que su compañero, el otro mago, pretendía utilizar ese día. Al parecer le contó que había llamado a la fábrica para pedir un par de barajas como las suyas para él, ya que eran las mejores, pero como no llegarían a tiempo y dado  el interés que tenía por las cartas de esa industria, su compañero el otro mago, le dijo que cogiera las dos barajas que había encima de la mesa de su caravana, eran las que iba a utilizar, pero tenía más, así que de forma desinteresa y como buen compañero y amigo, se las regalaba para que hiciera los trucos.

Entonces se dio cuenta… le había dado las barajas de las que él mismo quitó cartas para que no salieran los trucos. Por envidioso, egoísta y mal compañero, fue él, el que fracasó ante todo el público. ¡Y es que la envidia no es buena compañera!  

Pilar  Nicolás María

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle