Pilar  Nicolás María

Pilar Nicolás María, nació un 13 de mayo en Valladolid donde reside. Ha ejercido durante varios años como profesora de formación profesional, participando en diferentes Congresos relacionados con el mundo educativo. Actualmente continúa en colegios y bibliotecas de diferentes provincias, dando conferencias sobre literatura, compaginado con la publicación de cuentos basados en refranes, en el periódico AG Castilla y León. Así mismo ha formado parte del jurado en el III concurso de Escritura de la Fundación Social ASVAI de Valladolid.

PIENSA EL LADRÓN QUE TODOS SON DE SU CONDICIÓN

En una comarca había dos pueblos muy cercanos, cuya principal actividad de sus habitantes era la agricultura. Un buen día, dos grandes empresas se pusieron en contacto con los dos municipios, ya que estaban interesadas en adquirir en exclusiva sus productos. Para ello quisieron hablar con uno de los representantes de los agricultores de cada pueblo y exponerles condiciones y ofertas, ya que querían las cosechas de los dos pueblos, uno solo no les interesaba.

Una vez los dos representantes de cada pueblo hablaron con las empresas, decidieron reunirse los agricultores de los dos municipios para discutir la oferta más ventajosa.

El representante de uno de los pueblos, contaba como una de las empresas les ofrecía una buena remuneración, pero solo adquiriría una cosecha de un producto específico al año.

La otra por el contrario, pagaba menos, pero estaba dispuesta a adquirir todas las cosechas de diferentes productos que tuvieran durante el año.

Los agricultores de cada municipio parecían no ponerse de acuerdo y más alentados por los representantes con los que hablaron las empresas, los cuales, al parecer, tenían cada uno una opinión distinta. 

Uno decía que era absurdo tomar en consideración la oferta de la empresa que menos pagaba, ya que aunque se comprometía a adquirir todas las cosechas que hubiera durante el año, podían surgir problemas y no poder sacar adelante más que una cosecha, con lo cual estarían perdiendo dinero.

El otro rebatía sus argumentos con sus propias palabras, ya que si había problemas como él decía, también podían perder la única cosecha que la empresa quería, mientras que con la otra, al menos tenían asegurada alguna, ya que se comprometía a adquirir todas las del año.

Todos discutían y parecía que no llegarían a un acuerdo, lo cual implicaría que ninguna de las empresas compraría sus productos. De pronto el que defendía a la empresa que más pagaba, dejó de discutir y decidió preguntar algo a su compañero; le apartó del resto de vecinos y le dijo:

-¿Qué te han ofrecido los de la empresa que menos paga para que ni siquiera quieras considerar la oferta de la otra?

-¡Qué! ¿Qué me han ofrecido?

La honradez es algo que parece no estar de moda en estos tiempos, pero no por eso quiere decir que no haya gente honrada. No pensemos que todos son iguales y mantengamos los buenos principios, al final, es lo que prevalece. 

Pilar  Nicolás María

-Sí, no disimules, que a mí la empresa que más paga, me ha dicho que a nosotros nos daría el doble por cosecha si convencíamos a todos de aceptar su oferta.

-Has de saber que no disimulo, ya que a mí cuando esa empresa me dijo que podían hacerme una oferta especial, no les dejé terminar, les dije que todos éramos agricultores y vivimos de ello, por lo tanto, o todos lo mismo o ninguno, lo que me dio a entender, que esa compañía no era de fiar y por lo que veo tú tampoco, cuando eres capaz de traicionar a tus amigos por cuatro perras. Por lo tanto el que disimula eres tú y encima te piensas que todos somos iguales. ¿Qué hubieras hecho si en vez de ser tú el representante de tu pueblo hubiera sido otro y hubiese aceptado esa oferta?  Ahora… ¿Se lo dices tú a todos, o se lo digo yo?  

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle