¿Y por qué no? O la paradoja de descubrir lo que nos contaban hace miles de años.

Cada día me doy más cuenta de que la mayoría de los «grandes descubrimientos» en materia de salud y relaciones «raras», esas que sorprenden tanto que descuadran, esas que ponen en contacto conceptos aparentemente muy separados, nos las contaban ya «los antiguos» de hace miles o cientos de años. Pero esas explicaciones o relaciones se las dejó de lado por la bendita ciencia y de pronto parece que «descubren» algo. 

Cuando hablo de esto con algunos compañeros o colegas, me preguntan si no me sorprenden determinados descubrimientos. Pues no, porque son deducciones lógicas ya realizadas en otro código.

Muchas de esas relaciones antiguas o "raras", demuestra que pueden ser pistas para dirigir nuestra investigación, y ahorrar camino, y esfuerzo, pero nos falla humildad. ¿O quizá solo conocimiento? Ojalá sea lo segundo, porque lo primero es terrible en cualquier estudioso, viajero por los misterios de la vida y del universo.

Lo que he leído, lo celebro, pero me ha encendido la rabia esa ignorancia causada por la quema figurada de clásicos. Clásicos que, curiosamente, fueron generalmente los rebeldes o los distintos de su época, avanzadilla que también pudo sufrir un freno social y cultural, cuyo saber e hipótesis fueron sepultados por encumbrados.

Por eso, somos poco prácticos como humanos, porque siempre ha habido conocimiento que no interesaba a alguien, a un pequeño reducto. Y hay muchos celos tontos, tontos... y se pierde un tiempo muy valioso y oportunidades preciosas.

Y eso que antes no había internet...

Dicen que el mundo sería distinto si no se hubiera quemado la biblioteca de Alejandría. Muchos cambios de dirigentes y de gobernantes asociados a ideologías y filosofías a lo largo de la Historia han prohibido, eliminado, quemado literalmente textos anteriores. Y si no se tachara de inútil, por norma, todo lo que no comprendemos o no cuadra con lo que sabemos... Valiente el que se adentra en la cueva del ¿y por qué no?

Los libros pueden ser prohibidos, las ideas sepultadas, pero volverán a reverdecer. Así se muestra a lo largo de los años

Lo peor que puede pasar es que sea que no sea así.

Gracias a esa consideración de ideas de distintas formas de pensamiento he podido plantear propuestas de explicaciones, hipótesis y propuestas de tratamiento en afecciones como por ejemplo el síndrome de fatiga crónica, o las alteraciones hormonales que afectan al funcionamiento normal de la fisiología femenina. Hace unos 20 años me organizaron un seminario solo para explicar a profesionales e interesados/as acerca de cómo tratar el síndrome de ovarios poliquísticos, y problemas asociados, que son varios. Ya entonces mi hipótesis de trabajo era considerar una elevación funcional o real de los niveles de estrógenos respecto a los niveles reales o funcionales de progesterona, una implicación del tiroides y de las adrenales. La implicación hepática era clara para mí y así diseñé una explicación y un formato de atención. que está registrado. Más recientemente están apareciendo en las redes montones de referencias a esta relación multihormonal. Ya estaba explicado, y no por mí, que sí tuve el mérito de presentarlo y compartirlo con cientos de personas, como sigo haciendo en mis clases, sino por los antiguos… por la medicina china. La explicación estaba ahí, solo había que verla… y desplegarla. Todo mi respeto a quienes trabajaron antes, muchas veces siendo rechazados por sus iguales.

Ya me lo decía mi bisabuela: «Tú prueba, que el no, ya lo tienes». (Aplicable a todas las áreas de la vida).

Y yo, le hice siempre caso en eso. 

Salud.
Dra. Nuria Lorite Ayán
Directora y presentadora de La Vida Biloba, podcast y programa de radio.

Dra. Nuria Lorite Ayán

  • Facebook - Círculo Negro

© 2017 by www.hildafusion.com   

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle